Semana 15 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

En la semana 15 de embarazo, el feto mide unos 8,1 centímetros (longitud medida de la cabeza a las nalgas) y pesa, aproximadamente, 50 gramos. Es en este momento cuando la ecografía permite determinar el sexo del bebé. Algunas futuras mamás empiezan a sentir por primera vez a su bebé en este punto del embarazo. El movimiento del bebé se siente como un ligero aleteo en el vientre. Es un momento emocionante para la futura madre.

En el trascurso del segundo trimestre del embarazo, se suele tener menos en cuenta la longitud del feto como valor de referencia a pesar de que en las primeras semanas sea un valor comparativo muy útil. Ahora lo interesante es determinar gracias a una ecografía el diámetro biparietal (DBP), es decir, el la distancia en milímetros entre ambos huesos parietales del bebé. En la semana 15 de embarazo esta distancia mide aproximadamente 30 milímetros. También se miden otros parámetros como el perímetro abdominal, el perímetro torácico o la longitud del fémur.

En la semana 15 de embarazo, el feto tiene unas 13 semanas de vida. La diferencia que existe entre la edad de vida del feto y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de gestación solo sirven como cálculo. En total, un embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo del embarazo se inicia unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. Como no siempre se puede establecer la fecha exacta de la ovulación en todas las mujeres, por ello continua contabilizándolo de esta manera.

La madre

Durante la semana 15 del embarazo muchas mujeres se vuelven tremendamente olvidadizas y esto se debe, principalmente, a los cambios hormonales que sufre el organismo: el cerebro se contrae ligeramente, con lo que el rendimiento inevitablemente también puede ser más bajo. Pero no tiene importancia alguna, todo vuelve a normalizarse despúes del parto.

A lo largo del embarazo es importante acudir a todas las revisiones ginecológicas pautadas. Por este motivo, hay que pedir cita con el tocólogo y con la matrona del Centro de Salud, tal cual te lo vayan indicando cita a cita.

El feto

En la semana 15 de embarazo el feto pesa aproximadamente unos 50 gramos y mide más o menos 8,1 centímetros desde la cabeza hasta las nalgas.

En esta semana 15 de gestación, el corazón del feto ya está plenamente desarrollado, desde las aurículas pasando por los ventrículos hasta las válvulas cardíacas. Entre ambas aurículas queda aún una abertura oval, denominada foramen oval. A través de ella, circula la sangre de la aurícula derecha hacia la izquierda, y, de allí, al ventrículo izquierdo, pasando directamente al resto del cuerpo. Dado que el feto recibe el oxígeno desde la sangre de la placenta de la madre, es importante que la sangre no circule, al principio, por el lado derecho del corazón, evitando que salga hacia las arterías pulmonares y vaya hacia los pulmones. Así es como la sangre elude la circulación pulmonar durante la gestación. Esta abertura se cierra al nacer el bebé y, en algunos niños, durante su primer año de vida.

Ya desde el embarazo es el corazón el responsable de suministrar a los órganos la sangre y, con ella, el oxígeno y los nutrientes necesarios. El hígado ya produce líquido biliar y el páncreas va asumiendo, poco a poco, la producción de la hormona insulina, encargada de regular el metabolismo glucémico, entre otras cosas.

En la semana 15 de embarazo, el cuello del feto ya está plenamente desarrollado, de manera que ahora la cabeza, donde ya se pueden incluso reconocer los primeros cabellos, puede levantarse y girarse.

El sexo del bebé

Cuando se funden los óvulos con los espermatozoides en la fecundación, se unen el mismo número de cromosomas masculinos y femeninos, dando lugar a 23 pares de cromosomas. Lo que determina el sexo del bebé es el último par que puede estar formado por 2 cromosomas X (en cuyo caso será niña) o por un cromosoma X y otro Y (entonces será niño).

Tanto los óvulos como los espermatozoides poseen una forma particular de reproducción celular (meiosis), que reduce el número de cromosomas a la mitad. La célula de la que proceden (célula germinal) está compuesta de 23 pares de cromosomas, en la cual la pareja 23 de los óvulos está compuesta por dos cromosomas X y la de los espermatozoides de un cromosoma X y otro Y. Cuando la célula germinal se dispone a la producción de óvulos para la fecundación, y, en su caso, los espermatozoides se preparan para fertilizar, en ambos gametos, la división celular conlleva que los pares de cromosomas se dividan en dos partes sin duplicación del ADN, formando células con 23 cromosomas solo. Así, todas las óvulos reciben cromosomas X, mientras que la mitad de los espermatozoides reciben cromosomas Y y la otra mitad cromosomas X. Por lo tanto, se podría decir que el hombre “decide” el sexo del feto.

Gracias a una ecografía , en la semana 15 de embarazo ya es posible determinar si el bebé será niño o niña. En ese momento de la gestación, el pene del bebé ya se ha formado de forma clara y evidente. La posición de los testículos queda, hasta poco antes del final del embarazo, en la cavidad abdominal, y, en casos raros, incluso hasta después del parto.

Si el feto es una niña, destacará el clítoris, ya que los labios de la vulva apenas están formados. En el monitor de la ecografía se parece a un pequeño pene. En los ovarios ya están almacenados algunos millones de óvulos sin fertilizar.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.