Publicidad

Publicidad

Semana 13 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (22 de Julio de 2016)

© Jupiterimages/Digital Vision

Con la semana 13 del embarazo empieza el cuarto mes y el segundo trimestre de gestación. En el segundo trimestre se produce el mayor crecimiento del feto, el embarazó será evidente para los demás a partir de ahora debido al crecimiento del vientre de la madre. Además, a partir de la semana 13 disminuye considerablemente el peligro de un aborto.

En el segundo trimestre, el embarazo se hace cada vez más evidente. El vientre crece cada vez más y la futura madre engorda claramente a partir de ahora. En total, es normal un aumento de peso medio de unos nueve-diez kilos durante el embarazo; si no es así tampoco representa forzosamente un problema, pero en caso de duda se debería consultar con el médico. 

Entre el cuarto y el séptimo mes de embarazo es el momento más propicio para tomarse vacaciones: las molestias del embarazo de los primeros meses disminuyen. Sin embargo, hay que tener precaución con los largos viajes durante el embarazo: las gestantes deberían llevar medias de compresión y estirar y mover las piernas a menudo.

En las semanas 11 a 13 se puede realizar, si fuese necesario (por ejemplo, en caso de un embarazo de riesgo o por consejo médico), la llamada biopsia de vellosidades coriónicas, con la que se pueden comprobar defectos genéticos como trisomías y diferentes enfermedades metabólicas. En caso de que el diagnóstico no sea claro, a la muestra de vellosidades coriónicas se le puede sumar un análisis del líquido amniótico (amniocentesis).

Pruebas en las células de la placenta

Entre las semanas 11 y 14 se puede realizar también la translucencia nucal. Esta sirve para ayudar a reconocer determinadas altereaciones genéticas como el síndrome de Down, así como deficiencias cardíacas y óseas.

En la semana 13 de embarazo el feto tiene unas once semanas de vida. La diferencia entre semanas de vida y semanas de embarazo está en que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para optimizar el cálculo. En total, el embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo comienza unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. El momento de la ovulación no es fácil de determinar en todas las mujeres de modo retroactivo, por ello se prefiere mantener esta forma de contabilizar la duración del embarazo. 

La madre

Con la semana 13 de embarazo comienza el segundo trimestre del embarazo que, para la mayoría de las futuras madres, es la mejor etapa del embarazo. Las molestias del embarazo disminuyen, el vientre comienza a crecer lentamente y todavía se está lo suficientemente en forma para realizar multitud de cosas.

A partir de la semana 13 del embarazo aumentan las necesidades calóricas diarias de la futura madre en unas 250 kilocalorías (kcal). Dos piezas de fruta adicionales ayudan al bebé y a la embarazada a almacenar las reservar necesarias para el nacimiento y los primeros momentos posteriores a este. Por lo general, en la primera mitad del embarazo se tienen unas necesidades diarias de una media de 2.200 kilocalorías (aunque depende del peso previo de la madre, de su constitución ósea y de su actividad diaria), en la segunda mitad del embarazo aumentan a unas 2.500 kilocalorías diarias. 

Con una alimentación durante el embarazo correcta y saludable, el peso de la futura madre aumenta mensualmente entre un kilo y un kilo y medio. En total, es normal una media que ronda los 10 kilos de aumento de peso durante el embarazo. Sin embargo, el aumento de peso es muy personal y depende principalmente del peso de la madre antes del embarazo.

En el segundo trimestre, la mayoría de embarazadas necesitan ropa nueva (ropa de premamá) ya que el vientre comienza a crecer y los pantalones y las faldas les quedan cada vez más estrechos. También a muchas embarazadas les aumenta el pecho.

A partir del cuarto mes de embarazo, el ácido fólico, que se debería tomar durante los tres primeros meses, ya no afecta de forma importante al desarrollo del feto, aunque puede ser positivo para el organismo de la madre y se debe seguir tomando si el médico así lo aconseja. 

El feto

En la semana 13 el feto mide unos 6 centímetros y pesa cerca de 18 gramos. La cabeza crece ahora más lentamente en comparación al cuerpo, de manera que las proporciones se van ajustando.

También en la semana 13, el pequeño cuerpo del feto continúa siendo bastante flexible, casi como gelatina. No obstante, los cartílagos comienzan a osificarse paulatinamente en este estadio del desarrollo. Se convierten en los largos huesos tubulares que forman la vertebración de brazos y piernas. La transformación comienza en la parte media de los huesos largos, en los que una parte de los mismos denominada cartílago de crecimiento no terminará de osificarse hasta la adolescencia. Cuando los tejidos cartilaginosos se hayan transformado en tejidos óseos, los huesos y, por lo tanto la persona, dejarán de crecer. En la ecografía se pueden reconocer los huesos de brazos y piernas, pero también la columna vertebral, las costillas y los huesos del cráneo.

El cráneo del feto está compuesto de huesos planos, cortos y huesos complejos. Como el cerebro todavía debe continuar creciendo y necesita espacio, los huesos del cráneo no se fusionan. También se forman los huesecillos del oído, por lo que el feto puede oír los primeros ruidos y sonidos.

Sobre la semana 13 de embarazo también empiezan a formarse las cuerdas vocales. Los órganos formados en el primer trimestre del embarazo continúan creciendo y desarrollándose hasta que funcionan correctamente.

Los párpados del feto permanecen cerrados hasta la semana 26. Sin embargo, más o menos a partir de la semana 13, puede diferenciar ya la luz muy clara de la oscuridad.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.