Publicidad

Publicidad

Semana 11 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (20 de Julio de 2016)

© iStock

En la semana 11 del embarazo ya se ha producido el desarrollo exterior de los órganos sexuales del feto, desde ese momento, no pasará mucho más tiempo hasta que se pueda determinar mediante una ecografía el sexo del bebé, que en ese momento mide unos 3 centímetros.

Entre el principio de la semana 9 y el final de la semana 12, está prevista la realización del primer chequeo preventivo importante, que incluye la realización de una ecografía. En esta revisión, el ginecólogo pesa a la madre y comprueba la presión sanguínea, y, además, realiza un análisis de orina para verificar el nivel de proteínas y glucosa y la presencia de gérmenes. También mide los niveles de hemoglobina, que señalan indirectamente los niveles de hierro. Asimismo se explora el estado del útero midiendo la distancia desde el límite superior del útero (se comprueba mediante palpación abdominal) hasta el ombligo. Además, el chequeo incluye un asesoramiento exhaustivo conforme a ese periodo del embarazo.

Durante la ecografía, el médico mide la distancia vértice-coxis del bebé y ajusta la semana de embarazo en caso de que sea necesario. Observa y anota la posición, los movimientos y la actividad cardíaca (mediante una cardiotocografía o CTG) del feto y averigua si se trata de un embarazo múltiple. Además, controla el desarrollo de cerebro, órganos y extremidades.

Entre la semana 11 de embarazo y la semana 13 de embarazo se puede llevar a cabo por necesidad (por ejemplo, en caso de embarazo de riesgo o por consejo del médico) la llamada biopsia de corion, que permite comprobar particularidades genéticas, como el síndrome de Down (la trisomía 21), y diversas enfermedades metabólicas. Ante un diagnóstico poco claro, además de realizar la biopsia de corion, se puede analizar el líquido amniótico (amniocentesis).

Pruebas en las células de la placenta

Entre la semana 11 de embarazo y la semana 14 de embarazo, también puede realizarse la prueba de la translucencia nucal, que sirve para ayudar a identificar ciertas enfermedades genéticas como el síndrome de Down, así como determinados defectos del corazón y los huesos. La translucencia nucal es una prueba de rutina incluida en el seguimiento habitual del embarazo. No es una prueba invasiva, ya que consiste únicamente en medir, mediante ecografía, el pliegue nucal del feto. Si está muy engrosado, puede haber riesgo de síndrome de Down. 

En la semana 11 de embarazo, el feto ya tiene unas 9 semanas. La diferencia entre la edad de vida y las semanas de embarazo estriba en que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para optimizar el cálculo. En total, el embarazo comprende 40 semanas o 9 meses. De ahí que el cálculo comience unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. El momento de la ovulación no es fácil de determinar en todas las mujeres de modo retroactivo, por ello se prefiere mantener esta forma de contabilizar la duración del embarazo

La madre

A partir de la semana 11 de embarazo, muchas embarazadas sienten más sed de lo habitual. Esto depende del volumen de sangre, que aumentará de ahora en adelante y hasta el momento del parto hasta un 50%. Las mujeres que antes del embarazo tuvieran normalmente las manos y los pies fríos, disfrutarán durante este periodo, ya que en el transcurso del embarazo el aumento del volumen de sangre hace que estén más cálidos.

El estreñimiento y un aumento de la necesidad de orinar son compañeros inseparables de muchas futuras madres, normalmente hasta el momento del parto. Precisamente en casos de estreñimiento, hay que ser prudente a la hora de usar ciertos remedios, ya que pueden dañar al feto (el aceite de ricino, por ejemplo, puede producir contracciones prematuras). De ahí que los problemas persistentes deban consultarse con el ginecólogo.

El feto

En la semana 11 de embarazo, el feto mide 3 centímetros y pesa unos 15 gramos. Hasta la semana 11, se ha ido formando el espacio necesario para los órganos sexuales y en los fetos masculinos el pene es poco a poco más visible. Sin embargo, todavía no se puede asegurar el sexo del bebé de manera inequívoca.

A su vez, la piel del feto es menos transparente, ya que las capas de la piel se van aumentando. En las manos y los pies crecen las primeras uñas. Además, se forman los primeros cabellos, de manera que todo el pequeño cuerpo del feto está ahora cubierto de una suave pelusilla. En este momento, se cierra el tórax del bebé, lo que le brinda la protección necesaria al corazón.

Tanto el tamaño del bebé como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.