Publicidad

Publicidad

Dieta para embarazadas con celiaquía

Autor: Terry Gragera (1 de Febrero de 2017)

© iStock

La mujer celiaca que desea buscar un embarazo ha de encontrarse en un estado nutricional aceptable antes de intentar la gestación. Cuando no hay una exclusión total de gluten, la enfermedad celiaca puede provocar procesos de malabsorción de nutrientes esenciales que pongan en riesgo el desarrollo del feto. Por eso es necesario vigilar la dieta de las embarazadas con celiaquía.

Si la enfermedad celiaca está diagnosticada y la mujer ha excluido totalmente el gluten de su dieta, el embarazo no tiene un riesgo aumentado.

Pero en el caso de que no haya diagnóstico ni control nutricional, los peligros para el bebé en formación son grandes, ya que hay más riesgo de aborto, de crecimiento intrauterino retardado (CIR) y de que nazca con bajo peso.

Todas las embarazadas necesitan aumentar la ingesta de ácido fólico y yodo durante la gestación. Algunas, también de hierro, calcio y zinc. En el caso de las mujeres celiacas, donde puede haber malabsorción de nutrientes, es muy importante garantizar que se llega a los niveles deseados.

Será el médico el que evalúe el estado nutricional de la mujer antes y durante la gestación para prescribir, en caso necesario, los suplementos nutricionales necesarios y la dosis exacta para cada situación. Es importante garantizar que el organismo materno cuenta con las suficientes proteínas y calorías para afrontar la embriogénesis (formación del embrión) y el posterior desarrollo del feto.

Pautas generales en la dieta de la embarazada celiaca

En todo caso, estas son las pautas generales en la dieta para embarazadas con celiaquía:

  • Es fundamental no saltarse en ningún momento durante los nueve meses las restricciones ante el gluten. Debe ser una dieta exenta por completo de gluten.
  • Algunas gestantes sufren anemia ferropénica, lo que es mucho más común entre las celiacas, por lo que hay que asegurar un aporte suficiente de hierro, ya sea mediante el menú o mediante fármacos.
  • A pesar de no tomar gluten, la embarazada celiaca debe consumir hidratos de carbono complejos, que le van a proporcionar energía y van a estabilizar sus niveles de azúcar en sangre. Legumbres, arroz o quinoa son excelentes opciones aptas para celiacos y aportan fibra, que actúa contra el estreñimiento propio de la gestación.
  • Hay que asegurar un aporte suficiente de proteínas, especialmente a través de carne magra y de pescado azul (que es rico en ácidos grasos omega 3).
  • Algunas personas celiacas son también intolerantes a la lactosa de forma temporal o permanente. Durante el embarazo, se puede tomar leche sin lactosa y yogures, así como quesos muy curados, que se toleran mejor, para alcanzar la cantidad de calcio necesaria. Si la dieta siguiera siendo pobre en calcio, el ginecólogo podría prescribir un suplemento de este mineral durante la gestación.
Fecha de última revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (Febrero de 2013)


Fuentes:

  • Enfermedad Celiaca. Introducción al conocimiento actual de la enfermedad celiaca. Ed. Eduardo Arranz; José Antonio Garrote. Ergon (2011)
  • Nueve meses bien alimentados. La nutrición en el embarazo y el postparto. Dra. Josefina Ruiz Vega. Ed. Temas de Hoy (2001)
  • Onmeda Internacional