Aborto

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (7 de Mayo de 2010)

© Jupiterimages/Goodshoot

Un aborto es la interrupción de un embarazo antes de que el feto esté preparado para vivir. El riesgo de aborto espontáneo disminuye a medida que avanza el embarazo.

Los síntomas típicos de un aborto involuntario suelen ser hemorragia vaginal y la aparición de contracciones. El diagnóstico se realiza mediante una ecografía y el procedimiento a seguir depende de si el feto todavía está vivo. Si se escuchan los sonidos del corazón el embarazo sigue intacto: con reposo en cama, comprimidos de magnesio y agentes inhibidores de contracciones, se pueden evitar hasta la mitad de los abortos involuntarios. Si no es posible salvar un embarazo se practica un aborto en el hospital con fármacos que promueven las contracciones y realizando un raspado del útero o legrado.

Las causas de aborto involuntario incluyen alteraciones genéticas de los embriones, factores maternos como infecciones, trastornos hormonales, deformidades del útero o la placenta y por incompatibilidades de grupo sanguíneo.