Aborto: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (7 de Mayo de 2010)

En un aborto se atiende a la embarazada en una clínica. Allí se aplica el tratamiento según la clasificación y gravedad del aborto. Si el embarazo a pesar de la hemorragia está intacto (abortus imminens o amenaza de aborto), se intenta conservar el embarazo. En este caso las mujeres embarazadas deben cumplir con un estricto reposo en cama. A menudo se administran además medicamentos calmantes. La ingestión de tabletas de magnesio deben reducir las contracciones.

Tanto en el aborto iniciado (aborto incipiens) como en el aborto espontáneo incompleto (aborto incompletus), el tratamiento tiene como objetivo realizar el aborto lo antes posible para evitar complicaciones para la madre. Para ello, se administran fármacos estimulantes de las contracciones y también se hace un raspado de útero o legrado.

Si se trata de un aborto especial, se debe iniciar sin medicamentos. Previamente se estudia la coagulación, pues se observa a menudo coagulación si el feto lleva muerto ya mucho tiempo y luego se vacía el útero.

En mujeres rhesus negativas con pareja rhesus positiva se usa de forma profiláctica la inmunoglobulina Anti-Rh dentro de 72 horas tras el aborto, para evitar la incompatibilidad Rhesus en un nuevo embarazo.