Aborto: Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (7 de Mayo de 2010)

Se dice que hay un aborto, si el embarazo se termina en las primeras 23 semanas de embarazo, el niño no presenta ningún signo de vida como respiración, latidos o pulso del cordón umbilical y pesa menos de 500 gramos.

Si el niño vive y nace después de 24 semanas, se denomina parto prematuro.

Si el niño nace muerto tras 24 semanas se llama mortinato.

Incidencia

El aborto es la complicación más común durante el embarazo. En las mujeres menores de 30 años de edad, se estima que la mitad de los óvulos fecundados muere antes de seguir adelante con el embarazo y en mayores de 30 años este valor es aún mayor.

La mayoría de los abortos espontáneos (75%) ocurren en el primer tercio del embarazo (1er trimestre). Como muchos abortos tempranos pasan inadvertidos a menudo, sólo se puede estimar el número real de forma aproximada. Muchos abortos espontáneos tempranos se consideran como una hemorragia menstrual.

Clasificación

Un aborto puede clasificarse según diferentes criterios.

Según la causa:

  • Aborto espontáneo: aborto espontáneo debido a causas naturales.
  • Aborto inducido: aborto por medicamentos, productos químicos u otros factores externos; esto incluye también un aborto provocado (interrupción voluntaria del embarazo).

Según el momento del aborto:

  • Aborto temprano: el aborto temprano a menudo ocurre como resultado de alteraciones genéticas inmediatamente después de la implantación del óvulo fecundado, y por lo general coincide con la menstruación esperada. La hemorragia es a menudo igual que en el período menstrual normal. Se cree que muchas mujeres que informan de un período menstrual retrasado han sufrido en realidad un aborto temprano sin saber que estaba embarazada.
  • Aborto prematuro: se llama aborto prematuro si se produce antes de las 12 semanas.
  • Aborto tardío: un aborto a partir de la semana 13 del embarazo es un aborto tardío.

Según la temperatura corporal de la madre en el momento del aborto:

  • Aborto afebril: aborto sin fiebre, temperatura hasta 37,9°C.
  • Aborto febril:
    • De curso leve: aborto febril, temperatura entre 38 y 39°C.
    • De curso grave: aborto séptico (aborto con invasión bacteriana del torrente sanguíneo), temperatura de 39°C, escalofríos.

Según el curso y el estadio se distinguen los abortos siguientes:

  • Abortus imminens, es decir, amenaza de aborto, donde hay hemorragia pero el embarazo se mantiene adelante. Aquí, con una terapia temprana, se suele salvar el embarazo.
  • En el aborto incipiens, o aborto iniciado, el aborto ya está en curso, las contracciones han empezado y el saco amniótico se ha roto. El tratamiento ya no puede mantener el embarazo. En este caso es importante realizar el aborto lo antes posible para evitar complicaciones.
  • Si un aborto se detiene y no se eliminan todos los productos de la gestación, se denomina aborto incompleto (abortus incompletus). Aquí también el aborto deberá realizarse en la clínica lo más rápidamente posible.
  • En un aborto completo hay una eliminación completa de los productos de la gestación (abortus completus).
  • Un tipo especial de aborto espontáneo es el llamado en inglés missed abortion. Se trata de una muerte temprana del niño, pero se presenta sin hemorragias ni contracciones uterinas. Los signos subjetivos del embarazo disminuyen. La determinación de la muerte de un niño por lo general se hace mediante una ecografía. Seguidamente la terminación del embarazo debe llevarse a cabo en el hospital.
  • La forma más grave de aborto es el aborto séptico, que es un aborto involuntario asociado con una infección grave con invasión del torrente sanguíneo y fiebre y que, además, puede ser peligroso para la madre.
  • La existencia de tres o más abortos involuntarios consecutivos se considera aborto recidivante o recurrente, es decir, un “aborto de repetición”.