Publicidad

Publicidad

Dieta Dukan

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (7 de Julio de 2016)

© iStock

La dieta Dukan es una dieta hiperproteica. Gracias a la ingesta de proteínas se consigue perder peso de forma rápida durante las primeras semanas. Esta dieta ha sido creada por el dietista francés, el Dr. Pierre Dukan(1941). Con este tipo de dieta se pueden sufrir carencias nutricionales por lo que se aconseja consultar a un especialista si se sigue este régimen alimenticio.

La dieta Dukan se divide en diferentes fases. En cada etapa se persigue un objetivo diferente y se permite consumir una serie de alimentos específicos. En las primeras fases la ingesta se ciñe casi exclusivamente a alimentos proteicos. En esta dieta se limita consumo de determinados grupos de alimentos pero no se retringe la cantidad que se puede consumir de los alimentos permitidos.

En la dieta Dukan se permite el consumo de 100 alimentos diferentes, de los cuales 72 son proteínas. Los otros 28 alimentos permitidos son una variedad de vegetales bajos en glucosa. Otro componente importante de la dieta Dukan es el salvado de avena, con el salvado se consigue sensación de saciedad y se regula la digestión. Y es que, muchas personas sufren estreñimiento y problemas digestivos por seguir esta dieta.

¿Por qué es tan famosa la dieta Dukan?

La clave está en que en esta dieta no se pasa hambre y se pierde peso muy rápidamente si se siguen las pautas exactas. Sin embargo, la Dukan puede ser peligrosa paara la salud según estudios recientes. La dieta Dukan es muy desequilibrada, funciona debido a la falta de nutrientes importantes para el cuerpo (los nutrientes no se ingieren y faltan). Además, la ingesta de tantas proteínas supone un exceso para el metabolismo que puede provocar enfermedades renales, entre otros muchos problemas para la salud.

Otro punto negativo de esta dieta es que la variedad de alimentos permitidos es muy limitada y el alcance del objetivo se consigue a largo plazo, por lo que algunas fases de la dieta requieren mucha paciencia y perseverancia.

Las fases de la dieta Dukan

La dieta Dukan se divide en cuatro fases, de las cuales las dos primeras están planteadas para perder peso de forma rápida y las dos últimas, para mantenerlo. Practicar actividad física es fundamental y es esencial para que la dieta sea efectiva.

Fases de la dieta Dukan

  • Fase de ataque. Duración: máximo 10 días
  • Fase de crucero. Duración: hasta que se obtenga el peso deseado
  • Fase de consolidación. Duración: 10 días de consolidación por kilo perdido
  • Fase de estabilización. Duración: toda la vida

Fase de ataque. En la fase de ataque (primera fase) solo se deben consumir alimentos con un alto contenido proteico y bajos en grasa. De este modo, el exceso de grasa corporal se elimina rápidamente. Los alimentos permitidos en esta etapa son carne de ternera, carne de vaca, pollo, pescado, marisco, huevos y productos lácteos.

Esta primera fase nunca debe durar más de 10 días, debido a que la ingesta de grandes cantidades de proteínas puede afectar a los riñones. También es importante beber mucho líquido. Se recomienda tomar una cucharada pequeña al día de salvado de avena para ayudar a una buena digestión. Está totalmente prohibido comer frutas, pan, pasta y verduras durante esta fase. Además, con la dieta Dukan se debe preparar la comida a la parrilla o al horno para que esté totalmente libre de grasas.

Fase de crucero. Durante la segunda fase de la dieta Duka, denominada fase de crucero, se alternan los días en que se comen productos con proteínas y los días en los que se permite acompañar las proteínas con vegetales. Dentro del grupo de las verduras permitidas se incluyen las zanahorias, los pepinos, la col, la lechuga, los espárragos, los tomates y los pimientos. Se deben evitar las patatas, el maíz y las legumbres, ya que estos vegetales contienen almidón.

La ración de salvado de avena aumenta a dos cucharadas. En esta fase no se baja de peso con tanta rapidez como en la primera y, según el dr. Dukan, debe durar hasta que se alcance el peso deseado. Llegados a este punto, se debe tener paciencia, porque puede durar hasta tres meses.

Fase de consolidación. La fase de crucero se une a la fase de consolidación con el objetivo de evitar el denominado efecto yoyó. Además de los alimentos permitidos en las dos primeras fases, durante este período se pueden tomar alimentos almidonados (patatas, pasta o arroz) una vez a la semana.

En esta fase, la carne puede ser más grasa (por ejemplo, chuletas de cerdo o jamón). Un día a la semana se deben ingerir solo proteínas. En la segunda parte de esta fase, se pueden incluir dos comidas con almidón a la semana. El salvado de avena sigue formando parte de la dieta.

Fase de mantenimiento. Finalmente se llega a la fase de mantenimiento. En esta fase se pueden tomar todo tipo de alimentos, manteniendo un día a la semana solo con proteínas y tres cucharadas al día de salvado de avena.

En todas las fases se deben hacer entre 20 y 30 minutos al día de actividad física.

Riesgos para la salud

A pesar de que la dieta Dukan ayuda a perder peso rápidamente y, por tanto, tenga muchos adeptos, es recomendables tener precaución con este método e intentar elegir otra dieta para perder peso de una forma más saludable y que no sea tan perjudicial para la salud a medio y largo plazo. Y es que, el alto consumo de proteínas puede ser peligroso para la salud porque puede producir una sobrecarga renal, afectar al equilibrio del calcio en los huesos y aumentar los niveles de ácido úrico en sangre, lo que supone un riesgo de sufrir hiperuricemia (gota).

Está claro que si se padece una patología renal no las dietas hiperproteicas para perder peso no son una opción.

La dieta Dukan no permite comer frutas, verduras y otros alimentos ricos en hidratos de carbono en la primera fase. Esto puede aumentar el riesgo de sufrir estreñimiento y sus complicaciones asociadas como las hemorroides, por ejemplo. Por lo tanto, para evitar la dieta diaria con fibra, vitaminas y fitoquímicos, ya que son necesarios para el cuerpo.

También existe la posibilidad de que el exceso de proteínas y un déficit de carbohidratos aumenten el riesgo de ataque al corazón y apoplejía. Esto se relaciona con el excesivo consumo de carne y la falta de frutas, verduras y fibra.

Debido que se trata de una dieta baja en calcio y vitamina D, también aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis y otros problemas de los huesos.

Según algunos expertos en nutrición, las dietas altas en proteínas promueven el las infecciones y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer. Sin embargo, estas afirmaciones no están basadas en ningún estudio científico.