Dieta disociada

Autor: Redacción Onmeda (7 de Julio de 2016)

© iStock

Disociar los alimentos es un tipo de dieta. Se basa en una teoría del médico americano Howard Hay (1866-1940). Esta dieta supone que el cuerpo humano no puede digerir al mismo tiempo los alimentos ricos en proteínas (formadores de ácido) y los ricos en carbohidratos (formadores de alcalinos). Por lo tanto, según su teoría, esta dieta ayudaría a evitar los trastornos digestivos y favorecería la pérdida de peso. 

La dieta disociada considera que todos los alimentos son aptos y necesarios para una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las proteínas y los carbohidratos no se pueden tomar al mismo tiempo, sino en momentos diferentes. Además los alimentos vegetales (formadores de alcalinos) deben constituir la base de la dieta. Por otro lado, los alimentos ricos en proteínas (formadores de ácido) sólo pueden consumirse de forma limitada para contrarrestar la acidez en el cuerpo.

Según Hay, la acidez puede acarrear problemas para el metabolismo. Esta acidez y alcalinidad no está directamente relacionada con el pH del alimento en sí, sino con las reacciones que desencadena en el organismo; por ejemplo, el limón, de naturaleza ácida, sin embargo contribuye a preservar la alcalinidad en el organismo. Para todas las reacciones metabólicas es imprescindible un pH ligeramente básico.

La dieta disociada también recomienda la ingesta limitada de alimentos no naturales, como la harina blanca, los platos precocinados, el azúcar, los dulces, las frutas en conserva y los alimentos ricos en grasas. La dieta también recomienda no comer más de 100 gramos de carne y no más de entre 30 y 60 gramos de grasa al día. También el alcohol debe evitarse por los seguidores de esta dieta.

Todas las dietas de combinación adecuada de alimentos se basan en las conclusiones de Hay. Su hipótesis, sin embargo, carece de todo fundamento científico. Según el conocimiento actual de los procesos fisiológicos del proceso de digestión, la combinación de alimentos con proteínas y aquellos con carbohidratos no conduce a la pérdida de peso. Sin embargo, esta dieta ayuda mucha gente a adelgazar, pero esto se debe más bien a la orientación vegetariana de la dieta, con mucho consumo de alimentos ricos en fibra y bajos en grasa y al hecho de evitar productos como los dulces o el alcohol.



También la teoría de la acidez del cuerpo pierde validez si tenemos en cuenta el funcionamiento del equilibrio ácido-base en el organismo humano. Es cierta la importancia de mantener un ph ligeramente alcalino para la salud, pero no es necesario disociar los alimentos para preservar este equilibrio.

En cuanto al beneficio en los procesos digestivos sí tiene su fundamento ya que es cierto que las proteínas se digieren mejor en medios básicos fundamentalmente en el intestino delgado, y los hidratos de carbono en medios ácidos y en el estómago fundamentalmente. La combinación de ambos en la misma comida puede retrasar la digestión de las proteínas. Sin embargo, este retraso no genera aumento de peso. La ganancia o pérdida de peso está relacionada directamente con el del número de calorías que se consume no del momento en que se consumo y de la combinación que se haga de alimentos.