Dieta baja en grasas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Julio de 2016)

© iStock

Las dietas de bajo contenido en grasas incluyen todas las dietas que se basan en reducir la cantidad de grasa en la alimentación.  Para eso, se utiliza una unidad mínima de grasa que equivale a tres gramos, así las grasas deben constituir menos del 30% de la ingesta diaria total de nutrientes. Sin embargo, no se debe exagerar la reducción del consumo de grasa, pues con menos del 25% de calorías de grasa al día, existe el riesgo de que no se absorban suficientes vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales a través de la alimentación. En estos casos, la tasa metabólica basal disminuye y, por lo tanto, existe el riesgo de un indeseable efecto rebote (efecto “yo-yo”).  Sin embargo, la sola limitación del consumo de grasas no es suficiente para bajar de peso, sobre todo si se comen alimentos bajos en grasas pero en exceso.

La grasa contiene alrededor de 9 kilocalorías por gramo, más del doble de calorías que contienen la misma cantidad de proteínas o de hidratos de carbono. Por lo tanto, no es de extrañar que la grasa sea de los 3 macronutrientes el que más engorda.

Muchas dietas tratan de reducir el consumo de grasa en la dieta. El recuento de calorías no se aplica a las dietas bajas en grasa, puesto que los alimentos que se consumen suelen contener muy pocas calorías. La dieta baja en grasas se basa sobre todo en el consumo de hidratos de carbono, como los cereales, el pan, la pasta, el arroz, las verduras y la fruta fresca. Además, se consumen algunas carnes y productos lácteos bajos en grasas. El alcohol está permitido, aunque sólo con moderación.

A través de la elección consciente de alimentos, por lo general, se aprende a adquirir hábitos alimenticios saludables. Puesto que en la dieta baja en grasa no se prohíben alimentos concretos, es posible llevarla a cabo de forma permanente y existen muchas posibilidades de perder peso con ella. Sin embargo, al igual que ocurre con otros tipos de dieta, el consumo de energía diario debe situarse por debajo del gasto energético diario para poder perder peso y, por tanto, adelgazar.

Dieta baja en grasas por puntos 

La dieta baja en grasas por puntos fue desarrollada por el profesor y psicólogo nutricionista Dr. Volker Pudel. Se basa en una dieta baja en grasas, rica en carbohidratos; una dieta equilibrada y variada en la que todos los alimentos están permitidos. Las grasas actúan como hidratos de carbono pesados que sacian el apetito. En la dieta baja en grasas por puntos no se cuentan las calorías, sino la grasa que contienen los alimentos. La unidad para medir la grasa corresponde a tres gramos. Con la ayuda de un test se puede determinar la cantidad de “unidades de grasa” de cada uno. El profesor Pudel no recomendaba nunca más de 20 unidades de grasa al día. Además de la reducción del consumo de grasas, se recomienda hacer ejercicio físico como medida de apoyo. 

La dieta baja en grasas por puntos permite adquirir un buen conocimiento básico sobre la alimentación equilibrada y los hábitos alimentarios beneficiosos. Es una dieta saludable para aplicarla a diario. El que la dieta produzca una pérdida de peso o no dependerá del consumo total de calorías. Si este consumo se mantiene por debajo de la cantidad diaria necesaria, las posibilidades de adelgazar son mayores.