Dieta de ayuno: Ayuno curativo de Buchinger

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Agosto de 2016)

El ayuno que se realiza con la finalidad de eliminar residuos del cuerpo y de estimular el propio poder de curación se llama ayuno curativo. Este concepto así como la idea de “desintoxicación” fueron introducidos por Otto Buchinger. Según Buchinger, a través del ayuno es posible curar o prevenir enfermedades. Sin embargo, esta teoría se enfrenta al hecho de que, en realidad, en un cuerpo sano no se acumulan los residuos y productos resultantes del metabolismo y, por ello, en principio no precisa “desintoxicarse”, puesto que el cuerpo humano elimina las sustancias no deseadas cuando se produce una suficiente ingesta de líquidos a través del intestino y los riñones.

El ayuno de Buchinger se puede llevar a cabo en centros especializados. Este ayuno curativo dura entre dos y cuatro semanas. Se recomienda para introducirse en el ayuno un vacío intestinal completo, por ejemplo a través de laxantes. Durante el ayuno curativo sólo se permiten líquidos como té, caldos de verduras, zumos de frutas y agua mineral. Además, durante la cura de desintoxicación, el estómago debe vaciarse varias veces gracias a la ingesta de estos líquidos.

Las personas que realizan ayunos curativos pierden rápidamente mucho peso. Sin embargo, tras el ayuno lo vuelven a recuperar porque el cuerpo continúa trabajando en “modo ahorro”. Cuando el organismo reacciona a esta privación extrema, quema la menor cantidad posible de calorías, reduciendo la velocidad de su metabolismo y esto puede mantenerse un tiempo después de realizar este tipo de dieta. Además, el ayuno curativo se relaciona con una alta pérdida de proteínas y no sirve para cambiar los malos hábitos alimenticios.

Por ayuno curativo se entiende también el ayuno que se realiza bajo supervisión médica en determinadas enfermedades (alergias, síndrome metabólico, enfermedades del corazón) como medida terapéutica. Este ayuno terapéutico, por lo general, no se realiza en casa, sino en hospitales de forma estacionaria en un periodo que dura entre cinco y 32 días.