Diabetes y deporte

Autor: Redacción Onmeda (12 de Febrero de 2016)

© iStock

El ejercicio físico es necesario para mantener un perfecto estado de salud general y esto también se aplica a los pacientes con diabetes. De hecho, la practica de actividad física debe considerarse como uno de los pilares fundamentales del tratamiento de la diabetes  tanto en pacientes con diabetes tipo II y tipo I.

Según los expertos, se recomienda practicar como mínimo 30 minutos de ejercicio físico cinco días a la semana. Además de los beneficios generales de practicar deporte, en los pacientes con diabetes tipo II el ejercicio ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre de forma efectiva y reduce el riesgo de complicaciones. En el caso de los pacientes con diabetes tipo I el ejercicio no mejora los niveles de glucosa en sangre pero puede ayudar a reducir la necesidad de insulina y mejora la condición física.

Muchos pacientes con diabetes dejan de hacer ejercicio porque no consiguen manejar correctamente el nivel de glucosa en sangre y tienen miedo de sufrir hipoglucemias. Y es que, cuando el cuerpo se ejercita los músculos necesitan glucosa. Este consumo excesivo de glucosa es reconocido por el organismo que reduce la liberación de insulina de forma automática para que no se produzca una hipoglucemia. En las personas diabéticas esto no se produce porque el control de la insulina está alterado y por tanto existe riesgo de sufrir una hipoglucemia.

Sin embargo, con un conocimiento adecuado de la actividad que se va a realizar, de la intensidad permitida y del consumo de glucosa que va a provocar el ejercicio en concreto no deberían existir riesgos. Lo importante es conseguir un buen manejo de la insulina e ingerir hidratos de carbono antes y después del ejercicio para evitar una posible hipoglucemia.

Las claves, por lo tanto son las siguientes: 

  • Conocer la actividad física que se va a practicar (consumo de glucosa)
  • Buen manejo de la insulina
  • Ingerir alimentos con hidratos de carbono antes del ejercicio.

Dependiendo del tipo de ejercicio físico que se vaya a practicar las indicaciones para los diabéticos son diferentes.

Las diferentes modalidades deportivas se puede dividir en dos grupos. Por un lado están los deportes de resistencia cardiovascular y por el otro lado los ejercicios de fuerza muscular. Dependiendo del deporte que se vaya a practicar el consumo de glucosa será diferente y esto es clave para cobseguir un buen manejo de la diabetes. 

  • Deportes de resistencia cardiovascular. Dentro de los deportes de resistencia cardiovascular se encuentran por ejemplo la natación, caminar, correr o el spinning. Estas modalidades deportivas tiene un mayor consumo de glucosa y por lo tanto el valor de la glucosa en sangre baja más. Normalmente este descenso en el valor de la glucosa se observa durante la práctica del deporte y durante las siguientes 12 a 24 horas.
  • Ejercicios de fuerza muscular. El otro grupo de deportes conocido como ejercicios de fuerza muscular se engloban todos aquellos deportes en los que se emplean pesas para su práctica o son de contacto como el levantamiento de pesas o el judo. Estos deportes no necesitan tanta energía por lo que el consumo de glucosa es menor. De hecho, en algunos casos puede incluso aumentar el nivel de glucosa en sangre después del ejercicio.

Se recomienda consultar con el médico cuáles son las indicaciones para cada paciente y así poder disfrutar del deporte sin riesgos.

Fuentes

  • Onmeda Internacional