Publicidad

Publicidad

Natación

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (16 de Febrero de 2016)

© iStock

Nadar no es solo una actividad divertida que ayuda a mantenerse en forma. Gracias a la natación se trabajan prácticamente todos los músculos y las articulaciones del cuerpo de manera suave por lo que es adecuada para cualquier persona, a cualquier edad y con cualquier condicion física. 

La natación es una de las modalidades deportivas de resistencia más estimulantes. Pero, para que nadar no sea solo una actividad divertida sino que también se consigan beneficios físicos, deben converger una técnica de natación adecuada, entrenamiento regular y un pulso de entrenamiento óptimo.

Los beneficios de la natación practicada correctramente y con regularidad son los siguientes:

  • La natación ayuda a mantener una condición física adecuada. Sobre todo, si se sufre sobrepeso con acumulación de grasa localizada en la zona de las caderas. Dado que al nadar el cuerpo reposa en gran medida sobre el agua, el sobrepeso no se apoya en las articulaciones. Un entrenamiento moderado y regular ayuda a perder peso. Los niveles de colesterol se regulan y se reduce el riesgo de padecer arterioesclerosis.
  • Al batir las piernas, la bomba muscular de las piernas activa el riego sanguíneo al corazón, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares. 
  • Al nadar se emplea toda la musculatura; de los pies a la cabeza. Esto implica consumo de energía y reducción de forma natural de glucosa. Si se nada regularmente, se reduce el riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2, por ejemplo.
  • El dolor de cabeza por tensión se debe a las tensiones que se acumulan en la zona de los hombros y de la nuca. Las brazadas de crol laterales proporciona un movimiento suave de la musculatura de los brazos y aumenta su riego sanguíneo. La presión del agua tiene un leve efecto de masaje que relaja el cuerpo y la cabeza.
  • Como cualquier disciplina deportiva de resistencia activa el sistema circulatorio y cardiaco. El entrenamiento ejercita el músculo del corazón. El incremento de la capacidad de rendimiento previene las enfermedades circulatorias y del corazón.
Nadar de espalda es especialmente beneficiosa para la salud y para entrenarse sin cargar las articulaciones ya que con esta modalidad no se desgasta el cartílago de las articulaciones.