Beneficios de la escalada

Autor: Redacción Onmeda (21 de Agosto de 2017)

© iStock

La escalada no es solo un deporte para montañistas extremos como Reinhold Messner. Cada vez más gente disfruta de esta práctica que parece haberse puesto de moda y que, además de resultar divertida y excitante, aporta beneficios para la salud tanto si se practica en los rocódromos como en la propia naturaleza. Te contamos todos los beneficios saludables de practicar escalada, un deporte muy completo, divertido y con cualidades terapéuticas.

La escalada es muy beneficiosa para la salud. Entre otras cosas, fortalece y tonifica los músculos de casi todo el cuerpo, que adquieren una mayor resistencia. También desarrolla la flexibilidad, mejora la coordinación y el equilibrio y puede resultar muy útil para ayudar a solucionar problemas de espalda. Podemos beneficiarnos de la escalada tanto de forma profesional como en la vida cotidiana: la búsqueda constante de la siguiente presa y el siguiente paso ponen a prueba y ayudan a afinar la concentración y la atención.

Experiencias en el rocódromo y en la naturaleza

Hoy en día ya no es necesario emprender un largo viaje a las montañas escarpadas para buscar aventuras en las rocas y acantilados. Cualquiera puede encontrarlo a la vuelta de la esquina: existen más de 200 escuelas en toda España y unos 900 rocódromos donde practicar la escalada (deportiva, clásica, búlder o artificial). Tanto para jóvenes como para mayores, con pareja, con amigos o con toda la familia, la escalada es la opción ideal para practicar un deporte de aventura. La mayoría de las escuelas instruyen a los principiantes en las técnicas de seguridad y ofrecen cursos de iniciación. También hay numerosos rocódromos especiales para principiantes y niños.

Pero para quienes prefieren el deporte al aire libre y en contacto con la naturaleza, también existen numerosas zonas de escalada en España. Por ejemplo, la Sierra de Guadarrama (a unos 50 kilómetros de Madrid), la Sierra de Gredos (en Ávila, al sur de Castilla y León), la Garganta del Chorro, (en la provincia de Málaga, Andalucía), los Picos de Europa (en Asturias) y la zona de los Pirineos. Es importante recordar que los principiantes deben tener en cuenta que nunca deben aventurarse a practicar la escalada al aire libre sin la compañía de un escalador experimentado.

Pero la escalada no solo implica diversión, sino que también es un excelente ejercicio para mejorar nuestra salud: fortalece y tonifica los músculos de los brazos y las piernas, y ayuda a solucionar los problemas de espalda, por lo que cada vez la recomiendan más fisioterapeutas. Otros beneficios de este deporte son que promueve la coordinación y el sentido del equilibrio.

Escalada, un duro ejercicio

En general, el cambio constante entre la tensión y la liberación del músculo representa un excelente ejercicio de musculación. Cuando se avanza metro a metro, se entrenan a fondo muchas zonas del cuerpo:

  • Cuando el escalador extiende los brazos hacia arriba y empuja con las piernas, realiza un ejercicio de fuerza dinámica: entrena la capacidad de contraer los músculos y mover su cuerpo oponiendo resistencia, en este caso, a la gravedad.
  • El escalador debe permanecer siempre en una ubicación específica en la pared durante unos segundos: estabiliza su cuerpo en una postura estática, por ejemplo, en preparación para el siguiente paso con las piernas. Según los expertos en ciencia del deporte, este entrenamiento se denomina de “fuerza estática”.
  • Escalar una pared puede llevar bastante tiempo. Por lo tanto, el escalador debe entrenar la resistencia física.

© Jupiterimages/Digital Vision

Escalada en rocódromo.

Movimiento en la escalada

Además, un escalador debe girar el cuerpo y estirar y cruzar brazos y piernas para alcanzar la siguiente presa. Tales movimientos se asemejan a ejercicios gimnásticos: los movimientos a gran altura hacen el cuerpo más flexible y fácil de mover.

La escalada también aporta grandes beneficios a nivel mental y psicológico:

  • Los diversos movimientos con las manos y los pies en la pared requieren un alto grado de concentración, atención y creatividad, habilidades que pueden mejorar con entrenamiento regular. A veces, esto puede influir positivamente en el trabajo y en la vida cotidiana.
  • La escalada puede ayudar a mejorar la autoevaluación y a identificar y ampliar los límites personales.
  • Para muchos, la escalada es una experiencia que reporta muchos sentimientos positivos, como el orgullo, la superación y la satisfacción. Generalmente, también sube la autoestima y la confianza en uno mismo y por ello hay cada vez más escuelas y servicios sociales que ofrecen este deporte a niños y jóvenes.
  • Al tener la mente ocupada con la búsqueda estratégica de la siguiente presa, se dejan a un lado los problemas y se llega a un estado de relajación mental.

En los últimos años cada vez hay más fisioterapeutas que utilizan este deporte como tratamiento para sus pacientes. Esto se denomina escalada terapéutica. Pero, ¿por qué la escalada? Pues porque ayuda a recuperar la movilidad después de haber sufrido lesiones o trastornos neurológicos. El éxito de la escalada terapéutica ha sido probado para tratar diversas dolencias, como por ejemplo:

La escalada como tratamiento para enfermedades psicológicas

La gran ventaja de este deporte es que pueden practicarlo personas muy diferentes. Resulta especialmente llamativo para los niños. Muchos terapeutas lo recomiendan a niños hiperactivos y con problemas de atención. La escalada también puede ayudar a los niños a mejorar su capacidad de concentrarse, algo que puede resultarles útil tanto en el colegio como en la vida cotidiana. Muchos niños con TDAH también tienen problemas en el sistema motor, por ejemplo falta de reflejos o de equilibrio. Estas dificultades pueden ser subsanadas a través de la escalada terapéutica.

Las personas que padecen enfermedades de la mente también pueden complementar los tratamientos psicoterapéuticos con la escalada terapéutica. En estos casos la escalada se utiliza para promover la autoestima de los pacientes o para aliviar ciertos miedos como las fobias sociales.

Se debe tener en cuenta:

Los afectados por una enfermedad o lesión deben consultar a un médico antes de empezar a hacer escalada. En ciertos casos, por ejemplo, cuando se sufre una hernia discal o una enfermedad cardiovascular, es importante ser asesorado por un fisioterapeuta especialista en deportes. Además, en ciertos casos de trastornos psicológicos (como un trastorno de estrés postraumático o esquizofrenia aguda) la escalada terapéutica está específicamente desaconsejada.