Running (correr): Técnica para correr

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (21 de Diciembre de 2010)

Correr parece una actividad tan dinámica porque en la transición de una pierna a la otra se produce una “pequeña fase de vuelo”. La oscilación vigorosa de los brazos da el toque final al movimiento atlético.

Para que su salud se beneficie de la práctica del jogging, debe dominar la técnica de correr adecuada:

  • Al correr, incline el cuerpo ligeramente hacia delante, no deje colgar los hombros y eleve levemente el pecho.
  • Fije la mirada en un punto a cuatro o cinco metros de distancia delante de usted.
  • Oscile los brazos en sentido opuesto, acompañando el movimiento: doble los codos en ángulo recto, mantenga los brazos y los hombros ligeramente relajados.
  • Relaje las manos.
  • Mantenga la parte superior del cuerpo estable. Para ello debe tensar los músculos abdominales.
  • Mantenga también la cadera estable. Para ello debe tensar los glúteos.
  • Evite curvar la parte inferior de la espalda hacia dentro. Para ello incline la cadera ligeramente hacia delante.
  • Evite girar las rodillas hacia adentro (piernas en X) o hacia afuera (piernas en O). Las puntas de los pies deben permanecer en paralelo en relación con la dirección de marcha y las rodillas deben describir una línea con los tobillos.
  • En cada paso debe apoyar el mediopié y los dedos.
  • Al apoyar el pie, doble ligeramente la rodilla para amortiguar el movimiento.
  • Inspire y expire de forma regular. Debería quedarle suficiente aliento para mantener una conversación con otra persona.