Ciclismo: Final de la unidad de entrenamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (13 de Marzo de 2015)

Inicio de la unidad de entrenamiento

Al inicio de cada unidad de entrenamiento pedalea tranquilamente hasta alcanzar el 50 al 60% de tu frecuencia cardíaca máxima. Si se es principiante, tómate tu tiempo para ir adaptándote gradualmente a su velocidad de referencia personal. Empieza pedaleando con suavidad hasta que te acostumbres al esfuerzo. La velocidad dependerá de su frecuencia cardíaca. Podrás comprobar que no es necesario batir récords para entrenar con un nivel de pulsaciones saludable.

Punto central de la unidad de entrenamiento

En el punto central de la unidad de entrenamiento se encuentra el incremento de la resistencia. Los intervalos de esfuerzo se irán prolongando. Con cada unidad de entrenamiento se aproximará un poco más a su objetivo (realizar media hora de bicicleta sin descanso).

Final de la unidad de entrenamiento

Al final de la unidad de entrenamiento deberías disminuir el esfuerzo lentamente. Reduce el ritmo. Sigue pedaleando cómodamente hasta que el pulso vuelva al 60 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima.

Es recomendable estirar las piernas tras cada entrenamiento para prevenir el acortamiento de los músculos y tendones a largo plazo. Tu nuca y espalda se resentirán inicialmente del esfuerzo. Para prevenir tensiones y acortamientos de los músculos del tronco, realiza estiramientos. Tómate unos minutos para estirar la musculatura de las piernas.