Consejos en la visita al oncólogo para personas con cáncer

Autor: Laura Marcos (2 de Febrero de 2017)

© iStock

La noticia de un proceso de cáncer puede cambiar la vida tanto de los pacientes como de sus familias. Es normal estar asustado, sentir miedo, ansiedad, desesperanza… ante los resultados, especialmente a la hora de visitar al oncólogo médico. Pero es importante saber que, a día de hoy, más del 50% de los cánceres se cura, gracias a los avances en medicina molecular, con tratamientos eficaces, personalizados, y cada vez menos tóxicos.

Recuerda que, además de tus seres queridos, el oncólogo médico es la persona que te acompañará y te ayudará a lo largo de todo el proceso de la enfermedad del cáncer. Por ello, aquí tienes algunos consejos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) a la hora de visitar a tu oncólogo médico.

1. Anota todas tus dudas antes de la visita 

Es muy útil hacerse con una libreta o dispositivo para escribir todo aquello que te preocupa y que deseas consultar a tu oncólogo. No dudes en escribir todo aquello que se te ocurra, y no debes avergonzarte por preguntar cualquier cosa que sea importante para ti o que no entiendas. Ninguna pregunta está fuera de lugar y, con seguridad, será bien recibida por tu oncólogo médico.

2. Acude a un equipo multidisciplinar

Para tratar un cáncer de la manera más eficiente posible, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) incide en la necesidad de que el paciente reciba la ayuda de un grupo de profesionales coordinado. El oncólogo, el radiólogo, el cirujano… deben estar implicados de manera absoluta en tu caso. Si no sientes que es así, tienes derecho a cambiar de hospital y recibir el trato con el que te sientas más cómodo. Además, un equipo multidisciplinar podrá ofrecerte consejos de vida saludable o los cuidados necesarios en el proceso de la enfermedad.

3. Ve acompañado 

Es normal que en tu visita al oncólogo médico estés nervioso y, como consecuencia, se te olvide parte de la información que has recibido. Acude en compañía de algún ser querido si es posible. Tu familia y amigos son especialmente importantes en este momento. Además de brindarte amor y apoyo personal, deben respetar tus decisiones, así como cuidar tu entorno. Van a ser fundamentales durante el proceso de la enfermedad.

4. Confía en tu médico 

El oncólogo médico tratará de establecer contigo una relación de confianza, proximidad y respeto mutuos. Para ello, te realizará preguntas sobre tu salud, tu estilo de vida, tu entorno… No sientes vergüenza o miedo de contestar a tu médico todo aquello que considere necesario conocer.

5. Solicita información 

Durante la visita es probable que recibas gran cantidad de información. No te preocupes, no tienes por qué entenderla toda ni memorizarla. Puedes solicitar que te la repitan cuando lo consideres necesario. Además, puedes pedir que te den por escrito tanto los resultados de las pruebas como la información proporcionada por el médico. Además, si te informas por otras vías, asegúrate de que las fuentes que consultes son fiables.

6. Recuerda que tienes derecho a decidir

Es en tu derecho tanto recibir toda la información que consideres oportuna sobre tu enfermedad, como decidir junto a tu oncólogo médico qué tratamiento es el más adecuado en tu caso. De la misma manera, puedes decidir no recibir información en absoluto, y delegar las decisiones a tus seres queridos. Ellos deben respetar tu decisión.

7. Ten presente que cada caso es diferente

Recuerda que el cáncer es una familia de muchas enfermedades, y cada caso es distinto en cada paciente. No te dejes influir por lo que hayas escuchado, o lo que te hayan contado otras personas. Tu vivencia de la enfermedad será única y tendrá sus propias características.

8. No inicies otro tratamiento sin el conocimiento de tu médico

Dado que puede interferir con el tratamiento que has elegido junto a los profesionales médicos, no es adecuado iniciar ninguna terapia o medicina natural sin que el oncólogo esté al tanto. Es la persona que está lo bastante capacitada como para orientarte sobre qué es lo mejor para ti.

9. Recurre a asociaciones de pacientes

Pueden orientarte acerca de aspectos fundamentales de la enfermedad, acercarte a las últimas terapias disponibles, ayudarte a conversar con profesionales e indicarte fuentes fiables en las que informarte. Además, te escucharán y te aportarán otro tipo de apoyo personal.

10. Tienes derecho a una segunda opinión

Si no estás cómodo o seguro, puedes pedir una segunda opinión a otro oncólogo médico. Pero no olvides compartir la información que recibas con los sucesivos oncólogos a los que visites. 

No obstante, en los últimos años, los tratamientos contra el cáncer son cada vez más eficientes y menos tóxicos. La inmunoterapia combinada con quimioterapia y radioterapia ha reducido la toxicidad de los tratamientos y ha facilitado la cirugía. A su vez, el tratamiento del cáncer se basa en una medicina personalizada, teniendo en cuenta las características de cada persona.