Publicidad

Publicidad

Preservativo (condón)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (21 de Septiembre de 2016)

© iStock

Los preservativos, también conocidos como condones, son los anticonceptivos más populares. Este método anticonceptivo protege frente a las enfermedades de transmisión sexual.

Entre las enfermedades de transmisión sexual se encuentran el SIDA, la hepatitis, la sífilis o la gonorrea e infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) que es un factor de riesgo para el desarrollo de un cáncer del cuello uterino.

Antes de utilizar un preservativo es importante comprobar siempre su fecha de caducidad. El preservativo se utiliza con el pene en erección estirándolo lo máximo posible desde el prepucio hacia abajo. No debe colocarse con uñas afiladas o puntiagudas, ni entrar en contacto con objetos punzantes, ya que se desgarra fácilmente y deja de ser seguro, pues podría escaparse algo de líquido seminal a través de la fisura.

Actualmente, el preservativo es uno de los productos más utilizados en las relaciones sexuales, no solo por su fácil manejo y la ausencia de efectos secundarios (excepto a la alergia al látex) sino también por la relativamente alta seguridad de protección que proporciona. El condón o preservativo también protege en el sexo oral contra una posible infección por patógenos de enfermedades.

Los preservativos se adquieren sin receta médica y pueden comprarse casi en cualquier parte, como supermercados, farmacias o aseos públicos. Existen en muy diversos tamaños, formas y colores, incluso los fabricantes ofrecen preservativos de sabores, iluminados, con pequeñas protuberancias u otras superficies estimulantes.