Tiroides (glándula tiroidea): Funcionamiento del tiroides

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (12 de Marzo de 2014)

El tiroides (glándula tiroidea) produce tres hormonas diferentes. Estas son las siguientes:

El término hormonas tiroideas hace referencia en general solo a las hormonas T3 y T4, que son sintetizadas por determinadas células de la tiroides (células epiteliales foliculares). La hormona calcitonina, por el contrario, es secretada por las células C (o células parafoliculares) de la tiroides, situadas entre las células epiteliales foliculares.

El efecto de las hormonas tiroideas es muy diverso y en parte está estrechamente vinculado a la labor de otras hormonas. Por un lado influyen sobre el metabolismo y por otro son responsables del crecimiento y maduración del organismo. Por ejemplo, se encargan de que el cuerpo aproveche rápido y adecuadamente el alimento ingerido.

Hipertiroidismo

Cuando el nivel de hormonas tiroideas en sangre es demasiado elevado (hipertiroidismo), aumenta el metabolismo basal, de modo que el organismo consume más energía de la habitual. De este modo se produce una pérdida de peso. Otros síntomas del hipertiroidismo son la taquicardia y el nerviosismo.

Hipotiroidismo

El déficit de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) repercute negativamente sobre el crecimiento y desarrollo del cuerpo. Sobre todo en las fases tempranas de desarrollo, es decir, durante el periodo embrionario y la infancia, la deficiencia de hormonas tiroideas puede conllevar un subdesarrollo severo tanto físico como mental. Por ello en estas fases el funcionamiento correcto del tiroides resulta clave. Un aporte adecuado de yodo garantiza que este órgano pueda producir suficientes hormonas (la falta de yodo, por el contrario, es una causa frecuente de hipotiroidismo).

En los adultos el hipotiroidismo suele aparecer de manera lenta, por lo que durante largo tiempo no se percibe ninguna molestia. Los síntomas no se manifiestan hasta que la hipofunción es más acusada. En dicho momento aparecen, por ejemplo, cansancio, trastornos de la concentración y aumento de peso.

Bocio

Si a consecuencia de una deficiencia continuada de yodo se produce un aumento de tamaño del tiroides (bocio), la glándula se desplaza hacia abajo debido a la falta de espacio. En determinadas circunstancias esto puede estrechar la tráquea y causar molestias respiratorias.