La piel: Epidermis (piel)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de 2012)

La parte visible del exterior de la piel (epidermis) consiste en una capa formada principalmente por los llamados queratinocitos (células muertas). Esta capa es continuamente sustituida por la descamación y la replicación. En la celda inferior, se forman regularmente nuevos queratinocitos, que alcanzan la superficie a los 30 días, se endurecen progresivamente y finalmente se desprenden como escamas muertas.

En su punto más grueso, como por ejemplo en las plantas de los pies, la epidermis puede tener hasta dos milímetros de grosor. El espesor promedio, sin embargo, es de 0,05 milímetros.

La epidermis está dividida desde el interior hacia el exterior en cinco capas. Estas son las siguientes:

  1. Estrato de células basales (stratum basale): en el estrato basal la construcción de las células madre de queratinocitos tiene lugar mediante división celular, y la regeneración se efectúa en varias fases. Los melanocitos y las células de Merkel se incrustan en el estrato basal. Los melanocitos forman el pigmento responsable de la coloración y bronceado de la piel: la melanina. Las células de Merkel se asocian con fibras nerviosas y transmiten parte del tacto. En las palmas y plantas de los pies son más frecuentes que en otras zonas del cuerpo.
  2. Estrato espinoso (stratum spinosum): en el estrato espinoso, los queratinocitos están unidos como en una red mediante zonas de adhesión o puentes intercelulares (desmosomas). En esta capa, si hay enfermedades de la piel, puede haber retención de agua y por lo tanto se pueden formar ampollas. Aquí también se encuentran las células de Langerhans, que forman parte del sistema inmunológico.
  3. Capa de células granulares (strato granulosum): los queratinocitos presentes en la capa de células granulares contienen los gránulos de queratohialina, que causan la queratinización progresiva.
  4. Capa transparente (stratum lucidum): la capa transparente o estrato lúcido se halla sólo en las partes más gruesas de la epidermis, por ejemplo, en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Esta capa es muy delgada, los bordes o núcleos de las células ya no son reconocibles.
  5. Estrato córneo (stratum corneum): en la capa córnea de la piel, las células muertas resultantes de los queratinocitos se agrupan junto con sustancias muertas de la piel. Entonces se desprenden las escamas córneas. El paso de las células del extremo inferior de la capa córnea hasta llegar a la superficie y desprenderse dura dos semanas. La capa córnea apenas permite el paso del agua y sustancias solubles. Las sustancias de bajo peso molecular pueden penetrar, sin embargo. Esta barrera se debilita cuando la piel está expuesta al agua por mucho tiempo.