La piel: Uñas (ungues)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de 2012)

Las uñas protegen los extremos de los dedos de manos y pies. Las uñas de las manos y los pies tienen una lámina de alrededor de 0,5 milímetros de espesor que va fija en el lecho ungueal, que describe la zona de la piel sobre la que descansa la lámina ungueal.

El lecho ungueal se compone de escamas córneas, dispuestas como las tejas de un tejado. Las citoqueratinas endurecen las escamas córneas y facilitan la fuerza de la placa de la uña. A los lados y en la zona de crecimiento de la lámina córnea, la lámina ungueal está rodeada por la pared ungueal. Esta forma un bulto (bolsa ungueal) hasta la raíz de la uña, de alrededor de medio centímetro de profundidad. Desde esta bolsa ungueal se forma una pequeña membrana (eponiquio), que cubre la base de la uña.

Desde la raíz de la uña, en el lecho de la uña, se encuentra la zona de crecimiento o zona queratógena de la uña. Es una zona con forma de media luna (lúnula) que se ve cruzando la uña.

Las uñas de las manos crecen aproximadamente tres veces más rápido que las uñas de los pies: entre 0,5 y 1,5 milímetros de uña nueva por semana. Hasta que la uña del dedo está completamente desarrollada tarda unos tres o cuatro meses.