Publicidad

Publicidad

Insulina

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La insulina es una hormona que contribuye a regular el nivel de glucosa en sangre. La insulina es producida por el propio organismo y se encarga de que las células absorban lo más rápido posible el azúcar (glucosa) ingerido a través de la alimentación y lo conviertan en energía.

Las células del cuerpo necesitan energía para poder realizar su actividad diaria, sobre todo en forma de glucosa, que está presente en los alimentos. La glucosa pasa del intestino a la sangre, pero para que desde allí pueda llegar a las células correspondientes, la insulina juega un papel decisivo. Entre otros, ésta se encarga de que las células del cuerpo aprovechen la glucosa y de ese modo puedan obtener energía. Además, la insulina juega un importante papel a la hora de quemar grasas y transformar las proteínas. Además, aumenta la fuerza cardíaca y favorece la división y el crecimiento de las células.

La insulina es una hormona vital que se compone de determinados aminoácidos. La insulina se forma en el páncreas, para ser más exactos, en las células beta de los denominados islotes de Langerhans (reciben el nombre de su descubridor Paul Langerhans), que se encuentran distribuidos por todo el páncreas a modo de islotes (Islotes de Langerhans o células insulares). En el páncreas hay, aproximadamente, 1,5 millones de ellas. Las células insulares no solo distribuyen insulina a la sangre, sino también las hormonas glucagón y somatostatina.

La importancia de la insulina para el cuerpo humano queda patente sobre todo en el caso de la diabetes mellitus. En esta enfermedad metabólica el páncreas ya no produce suficiente insulina, o bien esta última no tiene el efecto adecuado en las células (lo que se denomina resistencia insulínica). Sin embargo, la glucosa presente en la sangre no llega en cantidades suficientes a las células del cuerpo, por lo que éstas no pueden obtener suficiente energía.

Frederick Banting y Charles Best están considerados los descubridores de la insulina a principios de los años 20.