Funciones y disfunciones del sistema inmunitario: Inmunodeficiencia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (31 de Octubre de 2010)

Cuando las funciones del sistema inmunitario se ven afectadas y aparecen las disfunciones, esto puede ser consecuencia de la inmunodeficiencia. La inmunodeficiencia es un cuadro clínico causado por la respuesta insuficiente o inexistente del sistema inmunitario tras la exposición a cuerpos extraños o patógenos. La inmunodeficiencia puede ser congénita (primaria) o adquirida (secundaria) y afecta tanto al sistema inmunitario específico como al inespecífico. El síntoma más importante de la inmunodeficiencia consiste en que los pacientes son especialmente propensos a padecer infecciones. Además, su organismo tiende a desarrollar enfermedades autoinmunes, alergias y tumores malignos.

En la inmunodeficiencia congénita (primaria), bien se ve afectado el paso de células inmaduras a maduras que se encargan de la respuesta inmunológica (las denominadas células inmunocompetentes) o bien existe un defecto enzimático. Dichas enfermedades del sistema inmunitario ya aparecen normalmente en la niñez. Quien no produce o produce insuficientes anticuerpos para que luchen frente a las proteínas extrañas ( antígenos), tiene una mayor tendencia a padecer infecciones bacterianas. En cambio, cuando la inmunidad mediada por células se debilita, los afectados desarrollan infecciones más graves provocadas por virus o parásitos. Normalmente, la combinación de disfunciones en las que las células inmunitarias del sistema inmunitario específico se ven afectadas (tanto los linfocitos B como los T), puede tener consecuencias peligrosas.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirido (secundario) es otro tipo de enfermedad responsable directa o indirectamente de la disfunción del sistema inmunitario, por la cual se muestra la debilidad del sistema de defensa en el transcurso de la vida. Al mismo tiempo, las funciones afectadas o inexistentes del sistema inmunitario afectan bien a determinados órganos del sistema inmunitario (con enfermedades de la sangre, por ejemplo, la leucemia, el mieloma, la macroglobulinemia de Waldenström) o bien modifican las células inmunocompetentes debido a una carencia (por ejemplo, una mayor pérdida de anticuerpos en la nefrosis, debilidad de la inmunidad celular en el SIDA).

La condición dominante en el síndrome de inmunodeficiencia también tiene un origen artificial. Este tiene lugar al llevar tratamiento de determinadas enfermedades del sistema inmunitario. A la supresión artificial de la reacción inmunológica se le conoce como inmunosupresión. Aparece con el tratamiento de enfermedades autoinmunes graves o tras la realización de un trasplante, para evitar la reacción de rechazo.