Funciones y disfunciones del sistema inmunitario: Enfermedades autoinmunes

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (31 de Octubre de 2010)

Cuando las funciones del sistema inmunitario se ven afectadas aparecen las disfunciones, esto puede ser la consecuencia de la aparición de enfermedades autoinmunes. El sistema inmunitario es capaz de reconocer cualquier tipo de molécula proteica extraña (antígeno) y reaccionar ante ella. Además, las células que tienen la capacidad de llevar a cabo una respuesta inmunológica (las denominadas células inmunocompetentes) reconocen también a las estructuras del propio cuerpo, sin producir no obstante reacción alguna, puesto que durante el desarrollo embrionario y los primeros meses de vida aprenden a tolerar a las estructuras del propio cuerpo. Si se rompe esta tolerancia autoinmune (del griego autos = mismo, propio), el sistema inmunitario ataca a los tejidos del propio cuerpo y los daña. Paul Ehrlich ya conocía los peligros de dicha reacción autoinmune y la denominó horror autotoxicus.

El origen de las enfermedades autoinmunes sigue sin estar claro en la actualidad. Presumiblemente, estas deficiencias del sistema inmunitario se desarrollan debido a infecciones de bacterias, virus u otros microorganismos, cuyas estructuras antigénicas son casi idénticas a las de las células del propio cuerpo. Como reacción al patógeno-antígeno, el sistema inmunitario produce sustancias de defensa (anticuerpos), que también se dirigen contra los tejidos del propio cuerpo, se trata de la denominada reacción cruzada. Si estos autoanticuerpos permanecen en la sangre, después de que la infección haya disminuido, se desarrollan enfermedades crónicas, que en general se desarrollan en fases y en las que distintos órganos y tejidos pueden verse afectados. Ejemplos de dichas enfermedades autoinmunes son la esclerosis múltiple, el lupus erimatoso sistémico, la artritis reumatoide, el hipertiroidismo y la esclerodermia.