Anatomía de los riñones: Corteza renal

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (11 de Marzo de 2015)

La corteza renal envuelve la médula y está cubierta en el exterior por la cápsula renal. La corteza posee proyecciones radiadas (columnas renales) que se introducen entre las pirámides medulares, situadas en el interior de la médula renal.

En la corteza se hallan las unidades funcionales básicas de los riñones, las nefronas. Estas cumplen una función muy importante: producir la orina. Cada riñón contiene aproximadamente un millón de nefronas.

Nefronas

La nefrona está constituida por un corpúsculo renal y un túbulo renal.

Cada corpúsculo renal, a su vez, se compone de un glomérulo, este es el encargado de la primera fase renal llamadafiltración”. Cada glomérulo esta rodeado de vasos capilares. De manera que la sangre pasa por el glomérulo, se filtra, y sale la sangre purificada a través de otro vaso sanguíneo de la zona glomerular. Entre el glomérulo y los vasos sanguíneos se encuentra una estructura denominada “Cápsula de Bowman”, que también participa de dicha filtración.

La creación de la orina se divide en las siguientes 3 fases:

  1. Filtración
  2. Reabsorción tubular
  3. Excreción tubular
  4. Eliminación de la orina a través de los conductos excretore

La pared capilar de los glomérulos es impermeable a diversos componentes de la sangre en condiciones normales. Las células sanguíneas (glóbulos rojos y glóbulos blancos), así como la albúmina del plasma sanguíneo no pueden atravesarla. La glucosa, la urea, los electrolitos y el agua traspasan las paredes capilares. El líquido acumulado en los túbulos se conoce como orina primaria. Cada minuto se producen de esta forma 125 mililitros de orina primaria, lo que equivale a cerca de 180 litros diarios.

Los túbulos renales discurren contorneados a través de la corteza renal y la médula que limita con la parte media del riñón. Durante el proceso de formación de la orina, en los túbulos renales, se produce la reabsorción y la excreción de distintos productos, metabolitos o electrolitos que el organismo pudiera necesitar en cada momento, es decir si los precisa los reabsorbe y si no los necesita los excreta. Así se produce la concentración de la orina primaria, y el resultado es la auténtica orina, que fluye a través del uréter.