Anatomía del pulmón: Respiración

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero

La respiración humana abarca todos los procesos en los que interviene la absorción de oxígeno del aire y la expulsión de dióxido de carbono. En la respiración se distinguen tres pasos principales divididos en ciclos:

  1. El ciclo pulmonar implica el intercambio de gases entre las estructuras del sistema respiratorio, es decir, el aire y la superficie respiratoria (el tejido pulmonar).
  2. El ciclo circulatorio implica el transporte de gases a través de los fluidos corporales y la absorción de oxígeno de las células así como la expulsión de dióxido de carbono por parte de éstas.
  3. El ciclo celular consiste en las reacciones bioquímicas que se dan en el interior de las células.

Ciclo pulmonar

En la inhalación, el pecho se levanta y se expande. Esto se logra mediante la contracción del diafragma y la contracción de los músculos intercostales y los respiratorios gracias a los cuales las costillas y el esternón se levantan. Como consecuencia, el pulmón se dilata y se llena de aire. Con la exhalación, la caja torácica disminuye debido a la relajación de los músculos, el diafragma se abulta, asciende y el aire sale. Los pulmones realizan este movimiento gracias a su elasticidad. El aire inhalado contiene cerca de un 21% de oxígeno, un 79% de nitrógeno y un 0,04% de dióxido de carbono. En la última fase de la exhalación, el aire de los alveolos contiene sólo un 14% de oxígeno y 5,6% de dióxido de carbono.

Ciclo circulatorio

La respiración interna consiste en el transporte de oxígeno y dióxido de carbono de la sangre a las células. Las células toman oxígeno de la sangre y desprenden dióxido de carbono hacia ésta. Este intercambio de gases depende de la presión parcial. La presión parcial del oxígeno en los alveolos es mayor que en la sangre de los pulmones, por ello los alveolos son capaces de absorber el oxigeno. En el pulmón existen diferencias de presión. La sangre en el tejido y la sangre en los alvéolos corren en diferentes direcciones y permite así que se desprenda dióxido de carbono. El proceso de la respiración obedece al control consciente e inconsciente del centro respiratorio del cerebro. Todo el proceso respiratorio esta regulado por el sistema nervioso central, pero existe un control consciente e inconsciente del ciclo respiratorio.