Anatomía del pulmón: Los bronquios

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero

Los pulmones ocupan la mayor parte de la caja torácica. Debajo de estos se encuentra el diafragma. Los pulmones se sitúan a los lados del corazón.

El pulmón derecho cuenta con un lóbulo superior, otro medio y otro inferior. El pulmón izquierdo sólo tiene un lóbulo superior y otro inferior y es menos voluminoso que el pulmón derecho. Cada lóbulo se divide en varios segmentos.

Los bronquios y todo el sistema tubular pulmonar se encargan de transportar el aire desde la tráquea hasta los alveolos. La tráquea se extiende paralela a la columna vertebral hasta la altura del corazón, aproximadamente. Aquí la tráquea se bifurca para formar el bronquio principal derecho y el izquierdo. Cada bronquio tiene ramificaciones progresivas arboriformes que llegan al pulmón derecho y al izquierdo. Con una radiografía, se puede observar el comienzo de la ramificación central de los bronquios y los vasos sanguíneos que se encuentran encima del corazón. Esto se conoce como hilo pulmonar. De forma paralela a los bronquios, los vasos sanguíneos se ramifican también en el “árbol bronquial”.

El bronquio derecho se divide en tres lóbulos más pequeños: uno se sitúa arriba, otro en el medio y otro abajo. El bronquio izquierdo se divide en dos lóbulos: el superior y el inferior. Cada lóbulo tiene también su propio bronquio, que avanza por el interior del lóbulo y se divide en segmentos. El sistema conductor de aire se ramifica cada vez más. Los bronquios tienen la misma estructura que en un árbol, cuyas ramas son cada vez más delgadas. La ramificación más pequeña desemboca en los alveolos pulmonares, que forman una protuberancia en forma de uva en el extremo exterior del árbol bronquial.

Los alveolos pulmonares.

Los alveolos están cubiertos por un tejido elástico conectivo y por un sistema de vasos sanguíneos. En estos se produce el intercambio de gases. A través de las pequeñas ramificaciones que no superan los 100-300 µm (1 µm = 10-3 mm) de dimensión, se crea una gran superficie en la que se puede realizar el intercambio de gases. La superficie total que se puede crear en el pulmón alcanza los 70 a 80 m2.