Publicidad

Publicidad

Anatomía del ojo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Arriaga (4 de Mayo de 2016)

© iStock

El ojo (organum visum) se encarga de recoger la información de la luz y enviarla al cerebro de manera que seamos capaces de percibir una imagen. El ojo humano consta de varias partes:

  • El globo ocular (bulbus oculi)
  • Estructuras anexas de protección (órbita ocular, párpados, conjuntiva, aparato lagrimal). Estas también se denominan anejos.
  • Estructuras para el movimiento
  • El nervio óptico

El globo ocular tiene una forma casi esférica y su pared está compuesta de tres capas: la capa externa, la media y la interna. La última capa recibe el nombre de retina.

Cuatro músculos rectos y dos músculos oblicuos se encargan de la movilidad del ojo. Los rectos se sitúan por encima, por debajo, a la izquierda y a la derecha del globo ocular, y los oblicuos se sitúan en la parte externa, por encima y por debajo del globo ocular y son responsables del movimiento en todas las direcciones del ojo.

En el proceso de la visión, la luz entra a través de la córnea, la pared externa del globo ocular, y pasa a través de la pared media, en la que se encuentra el iris. Tras atravesar el iris, la luz alcanza el cristalino y éste la enfoca. En la retina (la pared interna del globo ocular) se crea la imagen resultante. La información de la imagen de la retina es transmitida al cerebro a través del nervio óptico. El nervio óptico conecta las células sensoriales del globo ocular con el cerebro de manera que podamos percibir la imagen.

Músculos del ojo derecho.