Publicidad

Publicidad

Anatomía de los hombros

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Digital Vision

Los hombros es la región anatómica donde se unen los brazos con el tronco. La región anatómica del hombro está compuesta por la unión de tres huesos: el omóplato, la clavícula y el húmero.

En la conjunción de estos tres huesos se forman dos articulaciones, la glenohumeral, aquella formada entre el húmero y el omóplato, y la acromioclavicular, que es la articulación que une el acromion escapular y la clavícula, el espacio subacromial (entre el acromion del omóplato y la cabeza del húmero); por él se deslizan los tendones del llamado manguito de los rotadores, encargados de elevar y rotar el brazo.

Algunos expertos incluyen en esta clasificación la articulación esternocostoclavicular como una articulación propia del hombro. Esta es la formada por la clavícula y el esternón. El resultado es el complejo articular más móvil del cuerpo humano, el de mayor amplitud y variedad de movimientos, pero también el más vulnerable, el que con más facilidad se lesiona a pesar de que los músculos, los ligamentos y los tendones sirven para asegurar la estabilidad de los hombros.

Cuando nos referimos a la articulación del hombro habitualmente hacemos referencia a la articulación glenohumeral o escapulohumeral por ser la que permite al brazo la rotación y el movimiento en todas las direcciones separándolo del cuerpo. La superficie de las articulaciones está recubierta de cartílago hialino, que puede resistir presiones elevadas. Los extremos de los huesos están rodeados por un espacio virtual que los separa, la cavidad de las articulaciones, rellena de líquido sinovial para facilitar los deslizamientos, y rodeando el conjunto de la articulación se encuentra la cápsula articular.

A diferencia de otras articulaciones (por ejemplo, la articulación de la cadera) el hombro está estabilizado en su mayor parte por musculatura, que se encarga de dar movilidad y, en menor medida, estabilidad, ya que los músculos van sujetos a los huesos por tendones. A través de la denominada cintura escapular, las articulaciones se unen con la columna vertebral y los brazos, permitiendo la transmisión de movimiento a estos últimos.

La articulación del hombro es la articulación con más movilidad del aparato locomotor humano, motivo por el cual pueden ser habituales múltiples lesiones y dolencias como, por ejemplo, las siguientes:

El hombro es la articulación que se luxa con mayor facilidad. Esta lesión se presenta, sobre todo, por la práctica de algún deporte. Entre el 5 y el 8% de las lesiones de hombro son consecuencia de las prácticas deportivas. Así, la luxación ocupa el 30% de todas las lesiones agudas de hombro, seguida por las lesiones de la articulación acromioclavicular y de clavícula, que constituyen en torno al 20%.

Cuando aparecen estas dolencias es cuando la persona se da cuenta de lo importante que es un desarrollo completo de la movilidad de los hombros. Muchos movimientos cotidianos (sobre todo los que se realizan por encima de la cabeza) pueden resultar difíciles de realizar si existe lesión. Hoy en día se diagnostican más lesiones y enfermedades en los hombros que hace una década. Los factores responsables de estas lesiones son los siguientes:

  • Mayor esperanza de vida.
  • Falta de ejercicio que va en aumento (por ejemplo, por las actividades que se realizan sentado).
  • Actividades de ocio (por ejemplo, deportes como patinar, montar en bici, hacer snowboard o los deportes de agua ).