Anatomía de las glándulas sudoríparas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (5 de Junio de 2015)

© iStock

Las glándulas sudoríparas se encuentran en casi todas las zonas de la piel, principalmente en la frente, las palmas y las plantas. En total hay alrededor de dos a cuatro millones de glándulas sudoríparas en la piel, que forman el sudor salado que regula la temperatura del cuerpo (termorregulación) y contribuyen al manto ácido de la piel.

Sin embargo, cuando se habla de las glándulas sudoríparas, mayormente se hace referencia a las glándulas sudoríparas ecrinas (glandulae sudoriferae eccrinae), pues existen aproximadamente unas 600 glándulas de este tipo por centímetro cuadrado en la piel. Con pocas excepciones, se encuentran repartidas por toda la piel, aunque no en todas partes en la misma cantidad. Las glándulas sudoríparas ecrinas producen un sudor compuesto principalmente por agua. Este sudor es normalmente inodoro e incoloro.

El sudor ecrino se presenta sobre todo en la frente, las palmas y las plantas de los pies. Las glándulas sudoríparas ecrinas se componen de glándulas tubulares individuales no ramificadas, que tienen un diámetro de 0,4 milímetros y conducen directamente a la superficie de la piel.

Un segundo tipo de glándulas sudoríparas, son las llamadas glándulas sudoríparas apocrinas (glándulas sudoriferae apocrinae), también conocidas como glándulas del olor. Mientras que las glándulas sudoríparas ecrinas se encuentran en casi cualquier lugar del cuerpo, las glándulas apocrinas se concentran en determinadas partes (axilas, aureola mamaria, pubis, zona genital) y son las responsables del olor del sudor.