Anatomía del cerebro: Vasos sanguíneos y membranas cerebrales

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

En el cráneo hay algunos huecos llamados foramen. Hasta aquí entran vasos sanguíneos especiales desde el cuello. En la abertura mayor (foramen magnum) el tronco encefálico se relaciona con la médula espinal.

Dentro del cráneo se encuentran las tres membranas cerebrales (meninges). Los espacios entre las meninges están llenos de líquido cefalorraquídeo (LCR).

  • Duramadre (dura mater).
  • Aracnoides: aquí fluyen numerosos vasos sanguíneos y es donde tiene lugar el intercambio entre el líquido cefalorraquídeo y la sangre.
  • Meninge blanda (piamadre): suministra al cerebro los nutrientes del líquido encefalorraquídeo.

El líquido cefalorraquídeo se forma en las cavidades del cerebro (ventrículos) y protege el cerebro contra los impactos y golpes. Además, contribuye a la eliminación de residuos del cerebro.

Los numerosos vasos sanguíneos pequeños (capilares) del cerebro son importantes. Las células que recubren los vasos de los capilares (células endoteliales) y las células gliales que los cubren constituyen una unidad funcional. Esta unidad funcional se denomina barrera hematoencefálica. Esta barrera solo deja pasar pocas sustancias, en su mayoría sustancias grasas (lipofílicas), y regula gracias a su permeabilidad selectiva, la entrada y salida de sustancias al interior del cerebro. De esta manera, muchos fármacos, toxinas, virus y bacterias no pueden llegar al cerebro.