Alcohol en Navidad

Autor: Laura Marcos (29 de Noviembre de 2017)

© iStock

Durante las fechas navideñas, el consumo de alcohol se dispara. La mayoría de los hombres y mujeres entre 25 y 34 años aumentan su consumo en 18 unidades de alcohol cada semana, aunque las autoridades sanitarias no recomiendan más de 14 unidades a la semana en hombres y 7 en mujeres. La nochebuena, el fin de año, las cenas de empresa y las comidas con amigos potencian el abuso de alcohol, que puede tener consecuencias muy negativas para la salud general, y en el desarrollo de enfermedades concretas como el cáncer, las cardiovasculares, y la adicción al alcohol.

La época navideña da pie a la celebración de multitud de fiestas: reuniones familiares, cenas de empresa, o las comidas con los amigos en las que corremos el riesgo de abusar del alcohol: las cervezas de la tarde, el vino de la cena, el champán para el brindis, las copas de madrugada… No obstante, la diferencia entre consumo y abuso puede ser imperceptible para muchos. ¿Cómo saber cuándo estamos bebiendo demasiado?

A pesar de que existen indicios de un efecto positivo en bebidas como el vino tinto, cualquier beneficio potencial del alcohol se elimina dado que su consumo es, en general, peligroso para la salud. No existe una cantidad mínima de alcohol no perjudicial. Pero sí existe una recomendación de consumo, que marca la diferencia entre uso y abuso del alcohol, y que si se supera puede tener consecuencias muy peligrosas para la salud. 

Si vas a beber estas Navidades pero quieres evitar los peligros del alcohol, algunos consejos pueden ser de utilidad para llevar a cabo un consumo responsable.

1. Conoce tus límites

Algunas personas toleran el alcohol mejor que otras, y esto dependerá de su estado de salud general, su sexo, edad y constitución física. En general, se recomienda no beber más de 4 unidades de alcohol al día en hombres adultos y no más de 3 unidades en mujeres. En una semana, el límite se sitúa en no más de 14 en hombres y no más de 7 en mujeres. Una unidad de alcohol equivale a una lata de cerveza de 33 cl., una copa de vino o una copa de alcohol destilado.

El consumo de alcohol debe evitarse especialmente antes de los 25 años y después de los 65. En la juventud, cuando el cerebro y el sistema nervioso todavía están en pleno desarrollo, el alcohol puede causar daños graves, en concreto, disminuyendo la corteza prefrontal y el tamaño del hipocampo, que interfieren en una correcta circulación sanguínea. Además, beber alcohol en la adolescencia puede provocar alteraciones en la conducta y problemas de aprendizaje. De la misma manera, la Organización Mundial de la Salud recomienda limitar la ingesta de alcohol a no más de una unidad al día a partir de los 65 años.

2. Planifica lo que consumes

En fechas navideñas, es fácil prever cuándo se va a realizar un consumo elevado de alcohol (fiesta de fin de año, cena de trabajo, nochebuena). Por ello, una solución para no abusar del alcohol es tratar de limitar las bebidas alcohólicas en los días previos. Por ejemplo, si tienes una cena de Navidad el sábado, elige bebidas sin alcohol el viernes por la noche.

3. Bebe lentamente y deja espacios

En una noche larga de fiesta, es probable que se consuman muchas unidades de alcohol, sin apenas darse cuenta. Por ello, se recomienda llevar la cuenta de lo que se bebe y dejar un espacio de, a menos, una hora entre una bebida y otra, especialmente si se mezclan varios tipos de alcohol (vino, cava, cerveza o alcohol destilado, como vodka, whisky o ginebra).

4. Incluye alimentos

Durante los eventos navideños, es importante comer algo antes de ingerir la primera copa. Evita las cervezas de antes de cenar y sustitúyelos por alguna bebida sin alcohol. Durante la cena, empieza a comer antes de comenzar a beber y acompaña el vermú de media mañana con algún aperitivo. De esta manera, el organismo absorberá el alcohol más lentamente.

5. Elige bebidas sin alcohol

Si no quieres pasar por los efectos del alcohol ni someterte a sus riesgos potenciales, simplemente, evita totalmente su consumo. Cervezas, vinos y cócteles de todo tipo se pueden disfrutar sin alcohol. El mosto o la tónica con limón también pueden ser alternativas para sustituir al alcohol como bebida festiva.

6. Aprende a decir que no

En muchas ocasiones, las reuniones nos invitan a beber como convención social, sin que realmente tengamos ganas de hacerlo. Si no estás convencido de que quieras beber alcohol, no te apetece o prefieres aplazarlo porque sabes que beberás más tarde, es importante mostrar seguridad a la hora de comunicar tus preferencias. El alcohol es un elemento festivo y se asocia con la diversión, pero no es necesario ingerir alcohol para gozar de una fiesta. Es más, si no bebes, disfrutarás del evento con plena conciencia de tus actos, y con tus sentidos inalterados. 

La influencia del grupo a la hora de beber alcohol suele darse con frecuencia en la adolescencia. Muchos jóvenes comienzan a beber en edades tempranas de su desarrollo como forma de diversión y otros muchos se ven arrastrados a esta conducta aunque realmente no tengan ganas de hacerlo. Si crees que tu hijo puede haber estado bebiendo alcohol, algunos trucos pueden ayudarte a descubrirlo.

7. Sé consciente de los riesgos 

El consumo de alcohol, aunque creamos que es moderado, siempre conlleva una serie de riesgos. Por ello, si has consumido alcohol, por pequeña que sea la cantidad, evita completamente la conducción. Si estás en una fiesta en la que vas a beber, planifica una forma segura de volver a casa. Si tienes un grupo de amigos en el que varias personas conducen, una solución es designar a una persona como conductora cada noche. Esta persona se compromete a no beber nada de alcohol y será la encargada de llevar al resto a sus respectivas casas. En la próxima fiesta, otra persona será la que conduzca. El alcohol es el responsable del 30-50% de los accidentes de tráfico mortales.

Muchas otras conductas de riesgo también pueden ser potenciadas por el alcohol. Se calcula que la bebida está implicada en en el 60% de las quemaduras fatales, ahogos y homicidios y en el 50% de las lesiones traumáticas graves y las agresiones sexuales. El sexo sin protección es otro riesgo derivado del abuso del alcohol. Si vas a mantener relaciones sexuales después de beber alcohol, asegúrate de usar correctamente el preservativo, dado que es el único método anticonceptivo que protege frente a Infecciones de Transmisión Sexual.

El alcohol es perjudicial para la salud general, pero su uso está permitido y ampliamente extendido. Depende de cada persona realizar un uso responsable del mismo, dependiendo de sus circunstancias personales y de su estado de salud. No obstante, el alcohol es un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer como cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y mama; úlceras estomacales y enfermedades del hígado.

Aunque el consumo de alcohol esté legalizado, recuerda que no deja de ser una sustancia adictiva. Su abuso puede causar una dependencia tan fuerte como la que causan otras sustancias, como el cannabis o la heroína. La adicción al alcohol o alcoholismo es una enfermedad que requiere un largo tiempo de desintoxicación, y que tiene consecuencias en la vida social de quien la sufre (ruina económica, abandono familiar…). 

Por último, evita beber alcohol si:

  • Tienes menos de 25 años
  • Tienes más de 65 años
  • Vas a conducir o manejar otro tipo de maquinaria
  • Estás tomando medicamentos que puedan interactuar con el alcohol
  • Estás embarazada o intentando concebir
  • Crees que comienzas a depender de su consumo (síntomas de adicción)

Para disfrutar de una vida sana, una dieta equilibrada, el consumo de alimentos de la dieta mediterránea y el ejercicio físico son las mejores garantías, evitando el alcohol o moderando su consumo sólo en ocasiones especiales.

Fuentes: 

  • 'Holidays, celebrations, and commiserations: measuring drinking during feasting and fasting to improve national and individual estimates of alcohol consumption'. BMC Medicine.
  • ‘El alcohol y la conducción’. Dirección General de Tráfico. Ministerio del Interior (2014)
  • ‘Alcohol in the European Union Consumption, harm and policy approaches’. Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • Instituto Nacional del Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA)
  • ‘Piénselo antes de beber. El alcohol y su salud’. Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH)
  • ‘Estrategias para reducir el alcohol’. Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH) Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, Alcoholismo y otras Toxicomanías, SOCIDROGALCOHOL.
  • Onmeda Internacional