Publicidad

Publicidad

Abuso del alcohol en verano

Autor: Laura Marcos Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (29 de Julio de 2016)

© iStock

Vacaciones, reuniones sociales, fiestas nocturnas... El verano favorece el aumento del consumo de alcohol, una droga muy extendida y asociada temporadas de ocio. Pero la combinación de altas temperaturas con un exceso de bebidas alcohólicas puede acarrear muchos riesgos para la salud.

Durante el verano, las vacaciones y los días no laborables, el consumo de alcohol aumenta considerablemente. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio británico realizado por la revista BBC Medicine acerca del consumo de alcohol entre la población. Son los jóvenes, entre 15 y 35 años, los que más cantidad de alcohol consumen en cortos periodos de tiempo, por ejemplo, durante los fines de semana y en fiestas nocturnas. Estas conductas de abuso de alcohol son una pauta de riesgo en el desarrollo de un adicción (alcoholismo). Además, el abuso del alcohol puede tener serias consecuencias para la salud física y psicológica.

¿Por qué se consume más alcohol en verano?

Existen muchas causas por las que el consumo de alcohol aumenta en verano, y casi todas tienen un componente social: mayor tiempo libre, altas temperaturas que incitan a refrescarse con una bebida, disminución de horas de sueño, incremento de conflilctos familiares, consumo de otras drogas asociadas al alcohol, como el tabaco…

La ansiedad producida por la finalización del periodo laboral puede favorecer un aumento del consumo de alcohol: al tratarse de una sustancia ansiolítica, reduce la ansiedad a corto plazo, aunque de una forma nociva para el ser humano. No hay una única causa que favorezca que se produzca un consumo de riesgo de alcohol, sino que se trata de una combinación de factores que dependen de cada individuo.

¿Cómo saber si se consume demasiado alcohol?

La Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, Alcoholismo y otras Toxicomanías establece unas cantidades semanales de consumo que se pueden considerar moderadas o de riesgo.

Una caña de cerveza (250 ml), un vaso de vino (100 ml), una copa de cava (100 ml), medio vaso de vino de jerez o vermouth (50 ml), media copa, un chupito o un combinado de alcohol destilado (ron, anís, vodka, ginebra). Todas estas medidas alcohólicas contienen 1 UBE (Unidades de Bebida Estándar), que equivale a 10 gramos de alcohol puro. Teniendo en cuenta lo anterior, a partir de 21 UBE a la semana para los hombres y 14 UBE para las mujeres, estaríamos hablando de un consumo de riesgo.

Por lo cual, 21 cervezas a la semana o 10 copas a la semana para un hombre, y 14 cervezas o 7 copas para una mujer, se considera abuso de alcohol y una conducta peligrosa, tanto para la salud como para el desarrollo de una dependencia.