Publicidad

Publicidad

Alcoholismo (adicción al alcohol)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (12 de Agosto de 2016)

© iStock

El alcoholismo es un tipo de adicción por la cual el afectado es incapaz de controlar su consumo: bebe alcohol a diario o varias veces a la semana, necesita el alcohol para afrontar o evadirse de algunas situaciones de la vida, tiene dificultades para controlar la frecuencia y cantidad de alcohol que consume, y necesita ayuda para dejar el alcohol. El alcoholismo suele ir acompañado de problemas familiares, financieros, laborales y personales, y tiene graves consecuencias físicas, como daño hepático.

El alcohol es el tipo de droga más consumida en España y su uso está legalizado y socialmente aceptado, hasta el punto de que muchas actividades sociales son difíciles de imaginar sin alcohol: encuentros con amistades, navidades, fiestas nocturnas… Pero su consumo excesivo puede dañar la salud, incluso antes de que se presente una adicción al alcohol.

En España se estima que la prevalencia de alcoholismo se encuentra entre 5 y 7%, lo que podría corresponder a más de 2,5 millones de españoles. Una persona de cada diez presenta el cuadro típico del alcoholismo: bebe tanto alcohol que pone en peligro su salud, es incapaz de controlar su consumo, y probablemente presenta problemas personales y sociales debido a su abuso. 

El alcohol, además de los propios consumidores, provoca víctimas indirectas: cada año mueren muchas personas en accidentes de tráfico provocados por conductores en estado de embriaguez, y muchos niños vienen al mundo con malformaciones debido a que su madre consumió alcohol durante el embarazo. Las consecuencias del alcoholismo, además, afectan directamente a las familias y entorno cercano de la persona con adicción, pudiendo ocasionarles graves problemas personales, financieros y sociales.

La buena noticia es que existen muchas y diferentes opciones de tratamiento para el alcoholismo, teniendo en cuenta la situación personal de la vida del alcohólico, y facilitando su desintoxicación.

Incidencia

Más de 13.000 personas mueren cada año debido al consumo de alcohol en España. A pesar de ello, es la droga psicoactiva más consumida. Según datos del Ministerio de Sanidad, el 78% de los españoles habían consumido alcohol en el último año; el 34%, en el último mes, y el 10% lo consumen a diario. Pero el uso abusivo de esta sustancia puede tener graves consecuencias de salud, personales y sociales; sin embargo, el dato de personas que abusan del alcohol en España es elevado: más de 1 millón 6 cientos mil adultos, de entre 15 y 64 años, consumen alcohol por encima de los niveles considerados como de riesgo, lo que equivale a un 5% de la población.


Las conductas abusivas del alcohol todavía no se han convertido en una adicción, pero son el paso previo y son una conducta de riesgo de alcoholismo. Sin embargo, los mayores abusos del alcohol, como los episodios alcohólicos (borracheras), se dan especialmente entre la población joven. 2 de cada 5 hombres y 1 de cada 5 mujeres entre los 15 y los 34 años se ha emborrachado alguna vez en los últimos 12 meses. El 74% de los jóvenes entre 14 y 18 años habían consumido alcohol en el último mes, y el 15% había alcanzado un episodio alcohólico.

Las borracheras frecuentes son una conducta de riesgo de alcoholismo, que afecta al doble de hombres que de mujeres. Una vez se produce la adicción, la esperanza de vida del alcohólico es de 12 años menos que en personas no alcohólicas.