Dependencia, adicción

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (25 de Enero de 2011)

© Jupiterimages/iStockphoto

La dependencia y la adicción están muy extendidas en la sociedad. La dependencia se define como el deseo incontrolado de consumir una sustancia, ya sea alcohol, medicamentos o drogas ilegales como la cocaína o la heroína. El término adicción, por el contrario, puede referirse en general a dependencias no relativas a las sustancias, como por ejemplo la dependencia a Internet o al juego.

Una dependencia puede desencadenarse por diversas drogas. En España, la más extendida es la dependencia al alcohol. Aproximadamente, 2,5 millones de personas son alcohólicas. Otras formas de drogas adictivas son, por ejemplo, las siguientes:

  • Los psicofármacos, como los barbitúricos
  • Los opiáceos
  • La cocaína
  • El cannabis, la marihuana
  • Los alucinógenos, como el LSD, por ejemplo
  • Las anfetaminas (por ejemplo, el speed)
  • Sustancias orgánicas (adicción por inhalación)
  • Las drogas de diseño

Pero también la nicotina puede dar lugar a una adicción. La dependencia a la nicotina es, junto a la del alcohol, la que más dependientes tiene en España.

Las causas de la dependencia y la adicción son múltiples. En este caso, la personalidad y la forma de vida cumplen un papel importante, así como el entorno social y la clase de droga.

Los agradables efectos que al principio producen, como euforia, sensación de felicidad, desinhibición, aumento del rendimiento y alucinaciones, esconden efectos secundarios poco deseables. Aquí hay que añadir síntomas físicos como trastornos del sueño, daños al organismo e infecciones, sin olvidar problemas de orden psíquico y social.

El tratamiento contra una dependencia se produce en varios pasos. Primeramente, debe existir el interés y la motivación por dejar la droga. Solo entonces el dependiente puede comenzar un tratamiento para abandonarla. En las siguientes fases de deshabituación, aprenderá a vivir permanentemente sin esta dañina sustancia. Para evitar una recaída, es muy importante contar con el apoyo de los médicos, grupos de autoayuda y centros de asesoramiento.

Con el fin de evitar la aparición de dependencias y adicciones hay que explicarles bien pronto a los niños y jóvenes los efectos dañinos de las drogas. Un estilo de vida sano y la capacidad de saber decir “NO” son requisitos básicos e imprescindibles para resistir a la tentación de las drogas. Sin olvidar el buen ejemplo que pueden ofrecer aquí los padres.