Dependencia, adicción: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (25 de Enero de 2011)

El tratamiento contra una dependencia o adicción se dirige a estabilizar la personalidad del afectado para poder iniciar la rehabilitación y su reinserción social. El objetivo es la abstinencia total. Para ello, es decisorio motivar a la persona para evitar recaídas.

El tratamiento de una dependencia a sustancias como el alcohol, los medicamentos o las drogas duras se divide en diferentes fases:

  • Fase de contacto y motivación
  • Fase de desintoxicación (física)
  • Tratamiento de deshabituación
  • Fase de asistencia posterior y rehabilitación y prevención de recaídas

En la primera fase del tratamiento (fase de contacto y motivación) se trata de reconocer la dependencia, lo cual a menudo suele suceder demasiado tarde, debido a la tendencia a esconderla del afectado. El paciente debe ser motivado al tratamiento, para lo cual los grupos de autoayuda pueden resultar muy beneficiosos.

En la fase de desintoxicación que suele realizarse ingresado, la atención debe ponerse especialmente en los síndromes de abstinencia. La fase de deshabituación sirve para que el paciente aprenda a vivir sin drogas; aquí se aplican múltiples medidas psicoterapéuticas. En la terapia de grupo, el drogodependiente debe por ejemplo reaprender a desarrollar autorresponsabilidad y una mayor autoconfianza.

En las siguientes fases de asistencia posterior y rehabilitación se trabaja sobre la estabilización a largo plazo del paciente. Aquí juega un papel importante el apoyo laboral y del entorno conocido para volver a reincorporarse en la vida normal. Para evitar recaídas, suele ser de ayuda reunirse con otros afectados en sesiones de grupos de autoayuda.

En el tratamiento de la dependencia, trabajan conjuntamente diversos centros: por lo general, el primer contacto se realiza a través de centros de asesoramiento para la drogodependencia, médicos de familia y psiquiatras. El tratamiento del síndrome de abstinencia y deshabituación suelen realizarse en clínicas bajo la supervisión y el apoyo de médicos y psicólogos. En la fase de asistencia posterior y rehabilitación, los centros de apoyo y asistencia a drogodependientes, y los grupos de autoayuda resultan ser de una importancia decisiva. La rehabilitación laboral suele acompañarse con la ayuda profesional de trabajadores sociales.