Dependencia, adicción: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (25 de Enero de 2011)

El objetivo de prevenir la adicción es evitarla así como todo tipo de dependencia sea cual sea, adicción al alcohol, al juego o cualquier otra enfermedad adictiva.

Cuanto más fuerte sea la personalidad del niño o adolescente, mejor podrá evitar la dependencia a determinadas sustancias. Por eso es tan importante, en la prevención primaria de la adicción, potenciar al joven y darle las competencias y herramientas correspondientes que le permitan tratar las sustancias adictivas con responsabilidad plena. Una sana autoestima es la condición previa para saber y poder decir que “NO”.

Los padres y demás personas de confianza del niño o joven deben ser ejemplos a seguir y ser capaces de explicarle con tiempo los riesgos que van unidos al consumo de drogas. Esto puede apoyarse con programas de información en escuelas y centros de uso comunitario.

Si alguien ya corriera peligro de volverse dependiente o adicto, se aplicará la denominada prevención secundaria de la adicción. Así, por ejemplo, los trabajadores sociales pueden ayudar a fortalecer a los jóvenes y ofrecerles alternativas y posibilidades de ocio.

A las personas que ya sean adictas, se les aplica la prevención terciaria de la adicción: el objetivo aquí es evitar las recaídas, a través de grupos de autoayuda y centros de asesoramiento, por ejemplo.

Para que ni siquiera tenga lugar la adicción, es importante reaccionar ante las primeras señales indicativas. En caso de duda, busque el consejo de un centro de asesoramiento o consulte a un médico de su confianza. Los expertos le ayudarán a reconocer las causas y la adicción de la dependencia en ciernes y a buscar posibles vías de soluciones.