Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Exceso de sudoración en el embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Mayo de 2015)

© Jupiterimages/Digital Vision

El exceso de sudoración es una de las molestias que pueden acompañar al embarazo. No todas las gestantes lo sufren, pero sí se da en un importante porcentaje de mujeres, especialmente durante el tercer trimestre de la gestación.

Durante estos nueve meses, la sudoración cambia en dos aspectos:

  • Se vuelve más abundante.
  • Tiene un olor más penetrante.

La causa de estos cambios está en las modificaciones fisiológicas que sufre el cuerpo de la embarazada para adaptarse a su nuevo estado:

  • La mujer retiene más líquidos, y estos deben ser eliminados a través de la transpiración.
  • La cantidad de sangre circulante aumenta de forma considerable, hasta un 40% al final de la gestación, y también se produce una dilatación de los vasos sanguíneos, lo que provoca un incremento de la temperatura corporal y, con ello, mayor sudoración.
  • El olor del sudor es más fuerte, por las alteraciones hormonales propias del embarazo.

En ocasiones, el exceso de sudor en el embarazo está provocado por factores emocionales; si hay sospecha de que puede ser así, conviene comentarlo con el ginecólogo.

Consejos ante la sudoración excesiva en el embarazo

El exceso de sudor durante el embarazo es totalmente normal en la mayoría de los casos y no entraña ningún riesgo ni para la madre ni para el hijo. Aun así, conviene seguir una serie de consejos para evitar las molestias que ocasiona:

  • Hidratarse bien. Es muy importante que la embarazada tome abundantes líquidos de forma continuada, ya que al aumentar la sudoración hay más riesgo de deshidratación.
  • Usar tejidos naturales. Las prendas naturales de tejidos como el algodón o el lino son las más adecuadas si hay un exceso de sudoración, ya que dejan transpirar mejor.
  • Llevar prendas holgadas. Ante la hiperhidrosis es conveniente que la ropa sea no sea ajustada para ayudar en el proceso de transpiración y evitar posibles irritaciones cutáneas.
  • Extremar la higiene. Si es necesario, ducharse varias veces al día, con cuidado de secarse luego bien y usar productos que sean respetuosos con la piel.
  • Vigilar la temperatura ambiente. La temperatura general no debe ser superior a 22ºC durante el día y ha de estar entre 18-20ºC por la noche.
  • Consultar con el dermatólogo. Si la hiperhidrosis causa muchas molestias, la embarazada debe consultar con el dermatólogo y con el ginecólogo para buscar un remedio adecuado a su estado.

El exceso de sudor durante el embarazo se puede presentar de forma aislada o habitual, ante algún esfuerzo o en reposo y durante el día o a través de sudoración nocturna.

En todo caso, se trata de un problema pasajero, ya que si la hiperhidrosis se ha producido por primera vez durante el embarazo, lo más habitual es que el problema desaparezca cuando la mujer da a luz.

Más información

Onmeda Internacional


Publicidad