Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Tos irritativa (tos seca): definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

Se denomina tos irritativa (tos seca) a una tos fuerte y seca, sin expectoración, es decir, sin segregación de flema (tos improductiva). La tos irritativa suele sonar dura y parecida a un ladrido; en muchos casos se producen auténticos ataques de tos.

La tos seca se produce sobre todo cuando se irritan las vías respiratorias. Aparece, por ejemplo, en los resfriados incipientes y en muchas enfermedades pulmonares, pero también como efecto secundario de algunos medicamentos. La penetración de cuerpos extraños, distintas inflamaciones como la laringitis, o una inflamación de la mucosa bronquial (bronquitis) pueden irritar las vías respiratorias y producir una tos seca.

Según la causa pueden producirse otras molestias, como dolor de garganta, estornudos, carraspera o disnea. Por lo general, la tos es una reacción protectora del cuerpo. El reflejo tusígeno la desencadena para liberar las vías respiratorias de cuerpos extraños que hayan penetrado, gérmenes patógenos y flemas. También pueden ser responsables de la tos irritativa varias inflamaciones o reacciones alérgicas.

Según la duración, la tos irritativa puede ser aguda (menos de tres semanas) o crónica (constante durante más de tres semanas).

El médico realiza un minucioso examen físico para determinar las causas exactas de la tos irritativa. En determinadas circunstancias se realizan otras pruebas, por ejemplo, una comprobación de la función pulmonar o una radiografía de la caja torácica para descartar enfermedades graves en las que la tos seca aparece como uno de los síntomas.

Para tratar la tos irritativa se consideran distintas medidas de tratamiento en función de la causa. Por lo general, la tos también debería mejorar y desaparecer con el tratamiento de la enfermedad de base. Si la tos es fuerte y frecuente, también pueden ser de ayuda los medicamentos antitusivos. Si la tos seca aparece debido a un resfriado, en muchos casos son de ayuda varios remedios caseros, como aplicar compresas en el cuello y el pecho o también los baños aromáticos.

Causas

La tos irritativa (tos seca) puede deberse a distintas causas. Algunas de ellas son, por ejemplo, irritaciones de las vías respiratorias inferiores o superiores debido a inflamaciones, reacciones alérgicas o la penetración de cuerpos extraños. Pero la tos irritativa también puede aparecer como efecto secundario de distintos medicamentos.

Las irritaciones de las vías respiratorias inferiores pueden producirse, entre otros, por:

  • La penetración de cuerpos extraños
  • Tumores
  • Laringitis
  • Inflamación de la tráquea (traqueitis)
  • Inflamación de la mucosa bronquial (bronquitis)
  • Irritación de las vías respiratorias mediante sustancias nocivas (por ejemplo, polvo, gases, vapores químicos)

La tos sin expectoración se puede producir incluso si se irritan las vías respiratorias superiores, como la nariz, las fosas nasales y la faringe. Así pues, un resfriado incipiente y una gripe también pueden cursar con tos irritativa. No obstante, la mayoría de veces la tos irritativa se convierte relativamente rápido en una tos productiva con formación de flemas.

Otras posibles causas de la tos irritativa son las siguientes:

Además, la tos seca puede ser una de las reacciones adversas asociadas a determinados medicamentos, como por ejemplo los inhibidores de la ECA, (empleada para tratar la hipertensión arterial y la insuficiencia cardiaca) los betabloqueantes, analgésicos y antirreumáticos (ARNE). Una pequeña embolia pulmonar también puede provocar molestias como la tos irritativa, que a veces es el único síntoma.

La tos irritativa también puede deberse a causas psíquicas. Si este es el caso, la denominada tos irritativa psicogénica aparece en forma de ataque y a menudo dura horas. Muchos afectados sienten al mismo tiempo la necesidad de carraspear. La tos se intensifica con la tensión emocional y, por el contrario, cesa durante el sueño. Si la tos irritativa no se debe a ninguna causa orgánica, se habla de un tic o de un trastorno funcional.

Según la enfermedad de base, la tos irritativa va acompañada de otros síntomas:

Si el responsable de la tos irritativa es un resfriado incipiente, pueden aparecer simultáneamente dolor de extremidades y MISSING LINK:9711 not a valid content_id!, dolor de garganta y estornudos.

Si la tos es seca y dolorosa y va acompañada de ojos secos y llorosos, la causa puede ser una irritación de las vías respiratorias debida al polvo o a sustancias nocivas en forma de humo o gas. Al mismo tiempo se pueden producir otras molestias como dolor de cabeza y capacidad de resistencia reducida.

Si la tos seca va acompañada de dolor de pecho dependiente de la respiración, es posible que el desencadenante sea una pleuritis seca.

La tos irritativa unida a disnea, que al principio aparece sobre todo al realizar esfuerzos, y a la micción frecuente por la noche, pueden ser indicios de una insuficiencia cardiaca crónica. Si la tos irritativa es duradera y molesta a la vez que dificulta la respiración al realizar esfuerzos físicos, es posible que se trate de asma crónica, incluso si todavía no se han tenido ataques de asma graves hasta entonces.

La tos irritativa también se da a menudo en la enfermedad de reflujo. La mayoría de veces esta enfermedad se debe a un debilitamiento de la entrada del estómago. La tos irritativa se produce cuando el ácido gástrico llega al esófago. En este caso la tos seca aparece principalmente por la mañana.

Diagnóstico

La tos irritativa improductiva (tos seca) puede ser indicio de distintas enfermedades de base. Para establecer el diagnóstico, el médico pregunta, en primer lugar, por las molestias. También se realiza un examen físico exhaustivo en el que el médico ausculta y da golpecillos al afectado. Para descartar enfermedades graves puede ser necesario realizar una comprobación de la función pulmonar, una exploración visual de los pulmones (broncoscopia), una radiografía y una tomografía computarizada (TC) de la caja torácica.

La broncoscopia permite examinar las vías respiratorias inferiores a partir de la tráquea. Con este examen el médico puede determinar con exactitud la presencia de posibles tumores o de cuerpos extraños. Además, la exploración visual de los pulmones proporciona indicios sobre enfermedades pulmonares o bronquiales alérgicas o inmunológicas y detecta gérmenes patógenos de procesos inflamatorios.

La prueba de la función pulmonar (espirometría) aporta información sobre el flujo respiratorio y el volumen pulmonar. Los valores medidos permiten determinar si existen estrechamientos de las vías respiratorias.

Tratamiento

El tratamiento de la tos irritativa (tos seca) depende de la causa correspondiente. Por lo general, con el tratamiento de la enfermedad subyacente también debería desaparecer la tos. Puesto que la tos sirve normalmente para limpiar las vías respiratorias, no debería reprimirse obligatoriamente con medicamentos. No obstante, si la tos seca se produce con mucha intensidad y frecuencia, la mucosa puede sufrir daños. Dado que la tos irritativa también puede ser improductiva, es decir, seca y sin expectoración de flemas, los medicamentos inhibidores de la tos (antitusivos) pueden entrar en consideración como medida de tratamiento. Los antitusivos ayudan a los afectados a tener un sueño reparador, sobre todo por la noche. Éstos calman la tos irritativa inhibiendo el reflejo tusígeno.

Los principios activos de los antitusivos son, por ejemplo, codeína, dihidrocodeína, pentoxiverina, dextrometorfano, benproperina y noscapina. Sin embargo los afectados no deben tomar estos medicamentos durante más de una semana; en el caso de los principios activos codeína y dihidrocodeína existe riesgo de dependencia. Además pueden aparecer efectos secundarios, como estreñimiento o una falta de concentración que puede influir en la capacidad de conducir.

Los antitusivos vegetales pueden crear dependencia. Los extractos de llantén menor o malvavisco y la cetraria islándica pueden ser de ayuda contra la tos irritativa. Las pastillas para disolución oral con sal pueden proporcionar alivio.

Si la tos irritativa está relacionada con un resfriado, existen varios remedios caseros que pueden tener un efecto agradable. Entre ellos están, por ejemplo, la aplicación de calor mediante compresas en la garganta y el pecho o los baños aromáticos. En caso de tos irritativa, los afectados deberían dejar el tabaco si les es posible.

Fuentes

Harrison: Principios de Medicina Interna; Anthony Fauci, McGraw-Hill; 17ª Edición; 2008; Interamericana de México.

Tratado de Medicina Interna. Farreras, Rozman; 16º Ed. 2008; Elsevier.

Medicina de Familia. Principios y práctica; Robert B. Taylor; 2006; Masson.

Onmeda International

 



Publicidad