Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Tos

Autor: Redacción Onmeda (30 de Diciembre de 2015)

© iStock

La tos es una reacción normal del cuerpo. La presencia de moco o un cuerpo extraño en las vías respiratorias constituyen estímulos que desencadenan el reflejo de la tos. Además, la tos puede ser un síntoma de determinadas enfermedades como, por ejemplo, un resfriado, asma o una bronquitis.

La tos es un reflejo involuntario del cuerpo para mantener despejadas las vías respiratorias. Si se respiran de forma involuntaria partículas de polvo, humo o una miga de pan se cuela por las vías respiratorias, los sensores (receptores) de las mucosas de la tráquea y los bronquios se irritan.
Los factores señalados constituyen estímulos tusígenos mediante la estimulación de los receptores, provocando el desencadenamiento de la tos, el reflejo tusígeno, involuntario. No podemos dejar de toser voluntariamente.

La tos también puede ser síntoma de una serie de enfermedades en las cuales las vías respiratorias se irritan o, como en el caso de un resfriado, se acumula mucosidad. Las infecciones de las vías respiratorias, como el resfriado, o algunas enfermedades pulmonares suelen ir acompañadas de tos.
La tos sirve, en la mayoría de casos, para eliminar los patógenos, la mucosidad y otras secreciones de las vías respiratorias. Para tratar la tos adecuadamente es importante conocer las causas que han causado este síntoma y no solo aliviar las molestias que se presenten.

La tos se puede clasificar en varios tipos. La tos aguda es aquello que dura menos de tres semanas aproximadamente y la tos crónica la que dura más de tres semanas y no está relacionada con ningún cuadro agudo.

La tos crónica es la que padecen los fumadores habituales y es una tos irritativa. La tos puede no ir acompañada de esputo (tos improductiva o tos seca) o ir acompañada de esputo (tos productiva). El esputo mucopurulento suele aparecer en el caso de infecciones bacterianas de las vías respiratorias. Si el esputo contiene sangre o si se expulsa solo sangre, se habla de tos con expectoración sanguínea (hemoptisis).

La tos fuerte y continua puede causar otras molestias por las sacudidas constantes que provoca en el cuerpo un acceso de tos. Estas molestias pueden ser dolor de cabeza, náuseas o incontinencia urinaria.



Symptom-Check


Publicidad