Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Tos: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (8 de Noviembre de 2016)

Para establecer un tratamiento de la tos adecuado es importante determinar correctamente las causas que han provocado este síntoma.

La tos puede ser un síntoma de una multitud de posibles enfermedades subadyacentes, por ejemplo, de un resfriado, del asma, de una EPOC o incluso de un tumor de pulmón. Por eso, para tratar la tos, el mejor tratamiento consiste en identificar y tratar la causa principal.

Al mismo tiempo, las molestias de la tos se pueden mitigar mediante algunos medios y medidas. Entre ellos, existe una serie de medicamentos de venta sin receta (expectorantes y antitusivos), que, sin embargo, no deberían tomarse de forma imprudente. Por el contrario, otros antitusígenos necesitan prescripción obligatoria.

Los antitusígenos se toman por vía oral en forma de jarabe o comprimidos. Los antitusígenos se clasifican en diferentes tipos:

Expectorantes y mucolíticos

Los mucolíticos actúan disminuyendo la viscosidad de la secreción mucosa y los expectorantes estimulando sus mecanismos de eliminación. Sin embargo, todos los fármacos de estos grupos poseen las dos acciones. En vademécum se definen la acetilcisteina, el ambroxol, la bromhexina (y su derivado la brovanexina) y la carbocisteina como mucolíticos y la guaifenesina como expectorante.

Antitusivos

Los antitusivos son calmantes de la tos que reprimen el reflejo tusígeno en el cerebro (centro de la tos) y se emplean contra la tos irritativa seca. Sustancias activas típicas utilizadas como antitusivos son los derivados opioides, por ejemplo, la codeína y, sobre todo, los metilmorfinamos, como el dextrometorfano y el dimemorfano. Para mitigar la inflamación de las mucosas en la garganta y los bronquios, en la tos pueden ser útiles los antiinflamatorios, por ejemplo las inhalaciones de corticoides.

Remedios caseros contra la tos

Están descritos muchos remedios caseros para tratar la tos. No obstante, existen pocos estudios precisos sobre si, en caso de tos, un tratamiento sin medicamentos es realmente útil. La automedicación con remedios caseros no debería contribuir a que se pase por alto una enfermedad seria oculta tras los síntomas.

Principalmente, durante una enfermedad respiratoria es importante adoptar medidas generales para favorecer la expectoración: beber en abundancia (agua o infusiones como, por ejemplo, infusión de manzanilla, hinojo, anís o salvia), procurar un ambiente húmedo y realizar fisioterapia respiratoria. También conviene mantenerse caliente y cuidarse. Por lo general, sobre todo en caso de tos, se debería dejar de fumar. Para calmar la tos irritiva y proteger las vías respiratorias es, además, aconsejable no permanecer en ambientes llenos de humo, polvo o secos.

Como remedios caseros expectorantes son conocidas las infusiones que, en general, suelen aliviar en caso de resfriados. Otro remedio casero en caso de tos y resfriado son las inhalaciones de vapor con esencias de hierbas. Estas inhalaciones pueden calmar las mucosas y disuelven la mucosidad mejorando la respiración.

Los remedios caseros más habituales son los siguientes:

  • Beber en abundancia, si es posible más de 2 litros al día. Esta recomendación es válida también para adultos sanos; los enfermos de corazón y riñón deben consultar con su médico).
  • Inhalar vapor de agua durante aproximadamente 20 minutos.
  • Abandonar el hábito tabáquico y evitar los ambientes con humo en caso de que no se sea fumador.
  • Ante la congestión nasal es muy beneficioso elevar el cabecero de la cama durante la noche porque esto ayuda a aliviar las molestias.
  • Los enjuagues nasales con agua de sal a una temperatura templada son muy aconsejables. Se puede enjuagar la zona de la nariz con una solución templada de agua salada al 0,9% (suero fisiológico o suero salino). El lavado limpia y desinflama las mucosas. Esto permite una mejor ventilación de las fosas nasales y, como consecuencia, la secreción puede eliminarse mejor. Las irrigaciones nasales especiales o el pulverizado con jeringuilla facilitan el lavado de la nariz.


Symptom-Check


Publicidad