Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Shock anafiláctico (choque alérgico)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (23 de Julio de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Un shock anafiláctico (choque alérgico) es la forma más grave en la que puede manifestarse una reacción alérgica ya que puede poner en peligro la vida del paciente.

EL shock anafiláctico, también llamado choque alérgico o anafilaxia, es un tipo de reacción alérgica que puede ser mortal. La anafilaxia se produce como respuesta del cuerpo a un alérgeno, es decir, a una sustancia que activa el sistema inmune porque el cuerpo la considera una amenaza.

Las alergias no son iguales para todo el mundo, cada persona puede presentar alergia a determinadas sustancias, o no presentar ninguna. Son habituales las alergias a las sustancias naturales como el polen, el pelo de algunos animales o algunos alimentos. Pero también pueden desarrollarse alergias a materiales como el látex. Las alergias al polen y al pelo no suelen causar un shock anafiláctico, sino más bien las alergias a las picaduras, a  los alimentos o a los medicamentos.

La mayoría de las alergias afectan a las mucosas y a la piel: se produce rinorrea, asma y urticaria. Pero si la reacción alérgica es muy fuerte, se denomina shock anafiláctico, porque las reacciones del cuerpo o síntomas de la reacción alérgica son más graves, duraderas, y pueden poner en peligro la vida del paciente. El shock anafiláctico suele producirse inmediatamente después de ponerse en contacto con la sustancia alérgena.

El shock anafiláctico lo desencadena una reacción alérgica a un determinado alérgeno, y es una manifestación exagerada de la reacción alérgica. Son muchos y muy variados los alérgenos que pueden causar una reacción alérgica, y por tanto, un shock anafiláctico. Puede desencadenarse por alergia al veneno de insectos, a algún alimento o a determinados medicamentos. El afectado sufre una reacción alérgica exagerada. El choque alérgico es muy peligroso y puede provocar una parada cardiorrespiratoria en poco tiempo.

Pocos segundos después del contacto con el alérgeno, por ejemplo, tras una picadura de avispa, ya puede producirse un shock anafiláctico. Este se identifica por los siguientes síntomas:

Estos son signos típicos de un choque anafiláctico incipiente.

Un choque anafiláctico produce unos signos típicos: los vasos sanguíneos se dilatan, se acumula líquido en los tejidos, la presión sanguínea baja, el pulso se acelera en un comienzo, y luego desciende y el riego sanguíneo de los órganos empeora. Los pacientes pierden finalmente el conocimiento. Sin tratamiento, un choque anafiláctico puede tener una evolución mortal.

Reacción exagerada de las defensas



Symptom-Check


Publicidad