Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Saburra lingual: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Pedro Argudo (26 de Marzo de 2016)

El tratamiento de la saburra lingual se centra, más que en eliminar la propia capa blanquecina de la lengua, en tratar directamente la causa subyacente que la ha provocado. Sea cual sea la causa, no obstante, lo primero es realizar una buena higiene bucal para la eliminación de las células viejas, los restos de comida y los gérmenes de la boca. Para la higiene lingual también es muy recomendable limpiar la lengua con un cepillo suave o instrumento especial para cepillar la lengua (limpialenguas) como complemento al cepillado dental. Éste instrumento barre los detritos y bacterias que causan la saburra lingual. También se recomienda realizar este tipo de limpieza en las paredes de la boca. Tras la desaparición de la saburra, se notará al instante una mejora del aliento y además se recuperará el gusto por las comidas, dado que la lengua quedará libre de impurezas.

La limpieza bucal también es una manera eficaz no sólo de tratar, sino de prevenir la saburra lingual. Incluir en la dieta alimentos sólidos, como el pan, y masticarlos bien ayuda a eliminar restos de la lengua. La saburra es una condición completamente benigna y el tratamiento suele centrarse en la higiene bucal. Solo si observamos que la higiene no es suficiente para eliminar la saburra, o que reaparece aunque mantengamos unos correctos hábitos de higiene, será el momento de plantearse acudir a un médico para que descarte cualquier tipo de patología.

Si el recubrimiento de la lengua se debe a una infección por hongos puede ser útil usar agentes antifúngicos. Si la causa de la saburra lingual es una enfermedad específica (por ejemplo, gastritis) es necesario un tratamiento especial de la enfermedad subyacente. La saburra procede de los restos de comida y bacterias de la boca, pero también está conectada con el sistema digestivo, por lo que podría ser indicador de problemas estomacales.

Si las causas de la saburra son más graves, como por ejemplo, una enfermedad de transmisión sexual, como la sífilis, el tratamiento dependerá de la enfermedad en cuestión. En este caso, lo más probable es que existan otros síntomas, y la saburra pasa a un segundo plano, y será un mero indicador del estado de salud del organismo. No obstante, la saburra es una condición habitual y no suele indicar ningún problema de salud.



Symptom-Check


Publicidad