Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Prurito (picor en la piel)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (9 de Febrero de 2016)

© iStock

El picor o prurito es la molestia desagradable en la piel que hace que el paciente se rasque o se frote con el objetivo de aliviar el síntoma. En la mayoría de los casos es muy molesto pero no produce dolor.

Las sensaciones en la piel como el dolor o la sensibilidad al frío o al calor son una señal de aviso. Revelan posibles peligros y activan los reflejos defensivos como, por ejemplo, cuando se retira la mano rápidamente del fuego en la cocina. En principio, el picor es también un mecanismo de defensa. Provoca ganas de rascarse que sirven para eliminar parásitos dañinos u otros cuerpos extraños de la superficie cutánea. A diferencia de este picor breve y agudo, el prurito prolongado y crónico debe considerarse un aviso de enfermedad o disfunción. Puede estar causado por diferentes enfermedades.

El picor muy fuerte se da en enfermedades cutáneas. La neurodermitis, las alergias, la urticaria o las infecciones cutáneas son algunos ejemplos de este tipo de enfermedades. Trastornos metabólicos como la diabetes mellitus también pueden causar prurito. Incluso pacientes con enfermedades en el hígado, patologías de la sangre o determinados tipos de cáncer pueden padecerlo. Algunos medicamentos pueden provocar prurito como uno de sus efectos secundarios.

El picor puede estar delimitado en ciertas zonas cutáneas. El picor anal o en la zona genital o en el cuero cabelludo son algunos ejemplos. El prurito puede darse también en todo el cuerpo, es decir, puede ser generalizado. Si está muy limitado y es fácil de localizar, se denomina prurito epicrítico. Si es urticante y difícil de localizar, se denomina prurito protopático. Si simultáneamente al prurito se producen cambios en la piel, como una erupción cutánea, se habla de prurigo.

El picor puede estar provocado por numerosos mensajeros químicos como las histaminas, las citoquinas o los opioides.

El prurito es uno de los síntomas más frecuentes que afectan a la piel.


Publicidad