Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Nerviosismo, agitación

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (25 de Julio de 2014)

© iStock

El nerviosismo es un estado interior de agitación en el que se reduce o se pierde la calma natural. Normalmente, el nerviosismo suele ser una reacción del organismo ante una situación desconocida, poco frecuente o incómoda.

Una persona que sufre nerviosismo puede manifestar síntomas asociados como temblor de manos, exceso de sudoración, taquicardia, tics nerviosos en los ojos, inseguridad, miedo y pérdida de concentración. El lenguaje corporal cambia, la voz se eleva y se habla más rápido. Las personas nerviosas tienen la sensación de estar ajetreadas y siempre bajo presión. Suelen ser muy irritables y pierden la calma con facilidad. El nerviosismo puede además afectar al sueño y provocar insomnio o trastornos del sueño.

Si el nerviosismo no se presenta aislado y se acompaña de otros síntomas como dolor de estómago o dolor de espalda, diarrea, trastornos del ritmo cardiaco, miedo e, incluso, depresión, es recomendable acudir al médico para poder determinar la causa y establecer un tratamiento adecuado.

Como tratamiento para el nerviosismo se suelen recomendar técnicas de relajación, cuidar el sueño y practicar deporte, para aliviar las tensiones y el estrés, e incrementa el cansancio para poder dormir mejor. También puede ayudar los baños relajantes, los masajes, realizar actividades que mantengan a la persona afectada distraída y relajada, por ejemplo, caminar, nadar, bailar, dar un paseo en bicicleta, el yoga o la meditación, son algunas buenas técnicas para calmar los nervios.

Por otra parte, también se puede recurrir a las infusiones con plantas medicinales como la valeriana, la hierba de San Juan o la melisa, pues tienen un efecto calmante que ayuda a controlar el nerviosismo. Sin embargo, estas plantas no actúan inmediatamente, por lo que se deben tomar durante algunos días seguidos para conseguir estos efectos calmantes. Otros productos recomendados son los aceites esenciales, especialmente el aceite de sándalo o el aceite de naranja.

Es importante también cuidar la dieta y evitar los alimentos y bebidas excitantes. Es recomendable incrementar los alimentos ricos en triptófano, el triptófano es un aminoácido esencial que se obtiene de las proteínas de los alimentos que se consumen. Así, se recomienda ingerir carne de vacuno, pescados, huevos, leche de vaca, legumbres y cereales y reducir el consumo de alcohol, café, té u otras bebidas azucaradas y con cafeína.

Diagnóstico del nerviosismo: si se padece nerviosismo y no se conoce la causa es recomendable acudir al médico para que establezca un diagnóstico certero y paute el tratamiento necesario.


Symptom-Check


Publicidad