Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Nerviosismo, agitación: definición

Autor: Redacción Onmeda (25. julio 2014)

El nerviosismo es un estado interior de agitación en el que se reduce o se pierde la calma natural. Normalmente, el nerviosismo suele ser una reacción del organismo ante una situación desconocida, poco frecuente o incómoda.

Una persona que sufre nerviosismo puede manifestar síntomas asociados como temblor de manos, exceso de sudoración, taquicardia, tics nerviosos en los ojos, inseguridad, miedo y pérdida de concentración. El lenguaje corporal cambia, la voz se eleva y se habla más rápido. Las personas nerviosas tienen la sensación de estar ajetreadas y siempre bajo presión. Suelen ser muy irritables y pierden la calma con facilidad.

Si el nerviosismo no se presenta aislado y se acompaña de otros síntomas como dolor de estómago o dolor de espalda, diarrea, trastornos del ritmo cardiaco, miedo e, incluso, depresión, es recomendable acudir al médico para poder determinar la causa y establecer un tratamiento adecuado.

Diagnóstico del nerviosismo: si se padece nerviosismo y no se conoce la causa es recomendable acudir al médico para que establezca un diagnóstico certero y paute el tratamiento necesario.


Publicidad