Te encuentras en:

Página de inicio > Sintomas > Expectoración > Causas

Expectoración: Causas

Autor: Redacción OnmedaRevisión médica: Dr. Tomás Rodelgo

La expectoración puede deberse a causas muy diversas. Una cantidad determinada de esputos es normal dado que para limpiar los bronquios es necesaria la formación de secreciones. Sin embargo, si esa cantidad es extremadamente alta o tiene un color poco natural puede ser una señal de una enfermedad en las vías respiratorias. Aquí entrarían infecciones respiratorias, como un simple resfriado o una bronquitis aguda, enfermedades crónicas pulmonares, como el asma o la bronquitis crónica, alergias, infecciones de las vías respiratorias por hongos y otros agentes patógenos (tuberculosis, actinomicosis y aspergilosis), así como tumores de las vías respiratorias como puede ser el cáncer de pulmón (carcinoma bronquial).

La expectoración presenta características diferentes según sea su causa. Así, por ejemplo, aparece una expectoración más pertinaz, vidriosa, blanquecina y mucosa en el caso de una bronquitis crónica. Los enfermos suelen toser más sobre todo por las mañanas. En el caso del asma bronquial y de la mucoviscidosis (fibrosis quística), las flemas suelen tener una apariencia similar. La expectoración toma color cuando aparece por infección bacteriana. En este caso el color típico de una infección bacteriana de las vías respiratorias es el verde amarillento, con una apariencia viscosa y purulenta. La causa puede ser una neumonía, por ejemplo. Los fumadores empedernidos y los mineros suelen sufrir un tipo de expectoración de color marrón-negruzca. Las expectoraciones con un aspecto más quebradizo suelen observarse en el caso de enfermedades pulmonares, como la actinomicosis y la tuberculosis. Una gran cantidad de esputo puede ser un síntoma de bronquiectasia.

Si la expectoración tiene un aspecto sanguinolento o, directamente, se expectora sangre, estaríamos hablando de esputos hemoptóicos (hemoptisis). Se denomina hemoptisis a la expectoración que se produce con trazos o hilos de sangre. El esputo hemoptóico (con trazos de sangre) puede ser señal de una infección aguda pero también de tumores malignos como, por ejemplo, un cáncer de pulmón.

Página siguiente: Expectoración: Diagnóstico

Enlaces patrocinadosPublicidad

Aviso legal:

© 2014 Enfemenino.com - Todos los contenidos publicados en el portal de salud y medicina Onmeda.es tienen un carácter puramente informativo y no sustituyen en ningún caso la consulta médica o el asesoramiento profesional. Onmeda.es tampoco sugiere el autodiagnóstico y la automedicación. En caso de duda consulta nuestra sección de exención de responsabilidad.