Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Dolor y escozor al orinar (disuria): definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

El binomio de dolor y escozor al miccionar se denomina disuria. El término se deriva etimológicamente del griego dys, que significa dificultad, y ou ρi α, miccionar u orinar. La disuria está originada por enfermedades de las vías urinarias, es decir, del uréter, la uretra y la vejiga. El dolor, según sean sus causas, puede aparecer al comienzo de la micción o al final de la misma (disuria terminal).

Las personas más propensas a sufrir una infección urinaria son, sobre todo, mujeres jóvenes, pero también embarazadas, menopáusicas y enfermos de diabetes mellitus o de litiasis (piedras en el tracto urinario).

En el caso de la disuria, hay dificultad al evacuar la orina y, además, va seguida de molestos escozores. A menudo viene acompañada de una polaquiuria, es decir, de una necesidad de orinar frecuentemente pero solo pequeñas cantidades de orina. Si la micción es muy dolorosa y dificultosa y solo se evacúan unas pocas gotas, estamos hablando de estranguria. El escozor al orinar suele estar acompañado de dolor en el pubis y calambres en el abdomen inferior. Todos estos síntomas, como la disuria, están dentro del síndrome miccional.

Causas

Existen diversas causas que provocan dolor y escozor al orinar (disuria), pero la causa más común es la infección del tracto urinario (ITU), en forma de una inflamación de la vejiga (cistitis) o de la uretra (uretritis). Las mujeres suelen padecer esta infección con frecuencia, ya que al ser más cortas sus vías urinarias los patógenos se introducen con más facilidad en la vejiga. También las enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea, puede ser la causa de una infección de las vías urinarias y dar lugar a dolor y escozor al miccionar. La mayoría de las veces estas infecciones son producidas por bacterias, aunque también pueden provocarlas los hongos y los virus.

Además, existen otras causas que pueden originar dolor y escozor al orinar (disuria). Estas causas son las siguientes:

  • Piedras en la vejiga y en la uretra
  • Cuerpos extraños en la vejiga o uretra
  • Inflamación crónica de la vejiga (cistitis intersticial)
  • Infección de la próstata
  • Hiperplasia benigna de próstata
  • Absceso prostático
  • Tumores de próstata o de vejiga
  • Infecciones de la vesícula seminal (espermatocistitis)
  • Tumores de uretra (carcinoma de uretra)
  • Lesiones en la uretra, por ejemplo, tras una relación sexual

A veces, tras estos dolores y picores también se esconde una inflamación del útero (endometriosis) u otra causa ginecológica, como puede ser una inflamación vaginal (vaginitis o colpitis). En el caso de los hombres, es una una inflamación aguda de la próstata (prostatitis) la que puede dar lugar a dolor y escozor al orinar.

En casos raros, estos problemas pueden originarse por causas psicológicas o neurológicas.

Diagnóstico

En caso de sufrir dolor y escozor al orinar (disuria) es importante buscar consejo y diagnóstico médico. La descripción exacta de los síntomas puede orientar hacia determinadas patologías, por ejemplo, si el escozor aparece al inicio o al final de la micción. Muchas personas padecen infecciones del tracto urinario crónicas que no desaparecen por sí solas y que necesitan ser tratadas con medicamentos específicos.

El método más importante para la determinación del escozor al miccionar es un análisis y cultivo de orina, que ayudará al médico a determinar alteraciones en la orina como la presencia de sangre, proteínas o leucocitos, y aislar los posibles patógenos (bacterias u hongos) que contenga la orina. Si el facultativo sospecha que la causante de la infección es una enfermedad de transmisión sexual, entonces realizará un análisis de sangre y un frotis para realizar un cultivo de patógenos.

Otras pruebas complementarias que nos aproximan al diagnóstico del dolor y escozor al miccionar son una ecografía de las vías urinarias y la vejiga, una cistoscopia (endoscopia de la vejiga), o un examen radiológico con administración previa de contraste. Si el médico sospecha que pueda deberse a una enfermedad de la próstata, realizará una exploración de la misma a través del ano (tacto rectal) y una determinación en sangre de una proteína específica de la próstata (antígeno prostático específico).

Tratamiento

El tratamiento del dolor y escozor al orinar (disuria) atiende a las causas que originan el síntoma. Una infección bacteriana de la uretra o la vejiga se tratará con antibióticos (amoxicilina o cotrimoxazol, por ejemplo). Además, es importante la ingesta abundante de líquidos para que el patógeno pueda expulsarse más rápidamente de las vías urinarias.

Si el dolor y escozor al miccionar está causado por piedras en la vejiga y uretra, el médico suele extirparlas a través de una endoscopia. A partir de un tamaño determinado, las piedras se trituran primero con sondas de ultrasonido (terapia extracorporal por ondas de choque o litotricia). En algunos casos, puede ser necesario intervenir quirúrgicamente.

Si el dolor y escozor al orinar fuera un síntoma de otra enfermedad, deberá seguirse el tratamiento de dicha enfermedad, como en el caso de los tumores, de las enfermedades de transmisión sexual o de la hipertrofia benigna de próstata.

Si a pesar de seguir el tratamiento correspondiente a dicha enfermedad el dolor y el escozor al miccionar no desaparecieran pasados tres meses, podría ser necesario realizar un tratamiento específico del dolor. Este es el caso por ejemplo de:

  • Administración de analgésicos y en caso necesario de antiespasmódicos (espasmolíticos)
  • Anestesia local
  • Acupuntura
  • Terapia de electroestimulación transcutánea (TENS)
  • Técnicas de relajación

Fuentes

Harrison. Manual de Medicina; Kasper, Braunwald, Fauci, Hauser, Longo, Jameson; 17ª Edición; 2010; McGraw Hill–Interamericana Gral.

Campbell- Walsh Urología/ Campbell- Walsh Urology (Spanish Edition). Tomo 3; Alan J. Wein, Louis R. Kavoussi, M.D., Andrew C. Novick, Alan W. Partin, M.D., Craig A. Peters, M.d.; 2008; Ed. Médica Panamericana.

Onmeda International

 



Publicidad