Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Dolor muscular (mialgia)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Junio de 2016)

© Jupiterimages/Goodshoot

Todo el mundo ha experimentado dolor muscular (mialgia) en alguna ocasión. Este dolor aparece, normalmente, por un sobreesfuerzo físico que se manifiesta con agujetas, o tras una lesión muscular. El dolor muscular no suele tener importancia, pero en algunos casos puede ser indicio de una enfermedad. 

En principio, puede doler cualquier músculo del cuerpo. El dolor muscular (mialgia) aparece sobre todo en forma de dolor de hombros, de nuca y de espalda. Estos músculos sobrecargados y doloridos (miogelosis) son una dolencia común de muchas personas que pasan mucho tiempo conduciendo o sentadas delante del ordenador. El dolor muscular también puede ser sintomático de distintas enfermedades infecciosas. Sucede en casos excepcionales en que algunas enfermedades provocan un dolor agudo y tirante que puede afectar al músculo, esqueleto o al sistema nervioso. Igualmente, algunas situaciones de sobrecarga emocional o excesivo estrés pueden ocasionar dolor muscular.

Algunos medicamentos o tóxicos, como el alcohol, la cocaína y la heroína, también pueden causar mialgia. Entre los fármacos que con más asiduidad provocan dolor muscular están las estatinas (fármacos para el colesterol), la colquicina, los glucocorticoides, y los antipalúdicos. Otros cuya relación con el dolor muscular es menos frecuente son la penicilamina, la zodovudina, el ipecuaco, el etretinato, la isotretinoina , el interferón alfa. Para revertir la situación basta con dejar de utilizar el fármaco o cambiar su dosificación o su forma de administración.

Además del dolor, la mialgia puede provocar otros síntomas asociados dependiendo de la zona afectada como dificultad respiratoria, arritmias cardiacas, entumecimiento, sensación de quemazón, hormigueo, irritabilidad, desorientación o fatiga.

El tratamiento adecuado para el dolor muscular dependerá siempre de la causa que ha desencadenado esta molestia. Por este motivo, el aspecto más importante del diagnóstico es determinar el desencadenante inicial del dolor. La mialgia puede estar provocada por una presión intramuscular, por una reacción inflamatoria, por altearaciones del metabolismo muscular, por insuficiencia vascular, por irritación de los nervios que irrigan el músculo o por muchas otras circunstancias o enfermedades, por lo que es clave acertar con el diagnóstico. A continuación se puede prescribir el tratamiento más adecuado, que puede necesitar de un profesional de la fisioterapia, además de otras prácticas e incluso fármacos para aliviar la sensación dolorosa. Los propios pacientes pueden contribuir en gran medida a aliviar el dolor muscular. Un estilo de vida saludable, basado en el ejercicio, la relajación y una alimentación equilibrada son actitudes prácticas que ayudan a prevenir el dolor muscular.

© Jupiterimages/Wavebreak Media

El dolor muscular a menudo se produce en el área del cuello.



Symptom-Check


Publicidad