Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Diarrea: definición

Autor: Redacción Onmeda (19. marzo 2012)

La diarrea se define como el aumento en el número de las deposiciones. Estas suelen ser muy líquidas y en gran cantidad.

Por definición, se dice que una persona tiene diarrea si se presentan las siguientes situaciones:

  • Las deposiciones son frecuentes (más de tres veces al día)
  • La consistencia de las deposiciones es menor o líquida (más del 75% acuoso)
  • La cantidad de las deposiciones aumenta (más de 250 gramos por día)

Si la diarrea se presenta derrepente y no dura más de dos semanas, los médicos hablan de diarrea aguda. Por el contrario, si dura más de dos semanas, se trata de una diarrea crónica.

Casi todo el mundo padece diarreas de vez en cuando. Cada año, uno de cada tres españoles tiene diarreas un par de días de media. Si la diarrea dura pocos días y no presenta ningún otro problema de salud, no suele ser grave y mejora por sí sola al poco tiempo. Sin embargo, si la diarrea dura más de tres días y el paciente no nota ninguna mejoría, debe acudir al médico para que determinar el motivo.

Las causas de la diarrea son muy numerosa. El motivo puede ser desde una enfermedades infecciosas, una intolerancia a los alimentos hasta un trastorno funcional (síndrome de intestino irritado, por ejemplo). Los trastornos funcionales, a los que los médicos denominan también trastornos somatomorfos, se dan con bastante frecuencia y sus causas son psíquicas en muchos casos.

La diarrea suele ir acompañada de otros síntomas como náuseas y/o vómitos.

Cuando se tiene diarrea, el cuerpo pierde muchos líquidos y electrolitos, lo que puede derivar en problemas circulatorios en casos extremos o con pacientes pluripatológicos. Por eso es importante beber mucho líquido (preferiblemente agua mineral o infusiones). Los preparados a base de electrolitos que se venden en las farmacias contienen la mezcla exacta de electrolitos que el cuerpo necesita.

Causas

La diarrea puede tener multitud de causas: puede tratarse de trastornos psíquicos (por ejemplo, nervios ante un examen), enfermedades infecciosas (por ejemplo, por las bacterias E. coli, salmonella, shigella o Campylobacter, así como por virus (como el norovirus, el rotavirus o los hongos) o trastornos funcionales (por ejemplo, el síndrome de intestino irritado) o incluso de tumores malignos del intestino (por ejemplo, cáncer de intestino grueso).

Otras posibles causas de la diarrea son las siguientes:

En algunos casos la diarrea no se debe a causas orgánicas. En esos casos hay que tener en cuenta razones emocionales, tales como trastornos funcionales. Algunos ejemplos de estos últimos son el síndrome de intestino irritado. Los trastornos funcionales, a los que los médicos denominan también trastornos somatomorfos, se dan con bastante frecuencia. Aparecen molestias como la diarrea o el dolor de estómago aunque no exista ningún problema orgánico de base.

Si se toman laxantes o determinados alimentos que estimulan el intestino (por ejemplo, ciruelas) en exceso se puede presentar una diarrea

En la mayoría de los casos, las causas de la diarrea aguda son inofensivas y los pacientes logran una mejoría total en poco tiempo.

Diagnóstico

Cuando un paciente tiene diarrea, en primer lugar el médico le realiza algunas preguntas antes de establecer el diagnóstico:

  • ¿Desde cuándo presentas diarrea?
  • ¿Cuántas veces tienes que ir al baño?
  • ¿Las deposiciones son líquidas, mucosas o con presencia de sangre?
  • ¿Sufres otras molestias como náuseas o dolor de estómago?
  • ¿Qué has comido recientemente? ¿Has variado tu alimentación?
  • ¿Ha viajado recientemente?
  • ¿Padeces enfermedades tales como una enfermedad intestinal crónica?
  • ¿Tomas algún medicamento? Si es así, ¿cuál?

Este tipo de preguntas ayudan al médico a averiguar las posibles causas de la diarrea.

Para seguir con el diagnóstico se realiza una exploración física en la que el médico palpa el abdomen y le ausculta con el fonendoscopio. Además, a veces puede ser útil que examine el recto del paciente con el dedo (exploración rectal). El análisis de heces en el laboratorio puede mostrar posibles agentes patógenos (por ejemplo, bacterias u hongos) responsables de la diarrea. En algunos casos también resulta útil tomar una muestra de sangre para buscar, por ejemplo, parámetros inflamatorios elevados.

El médico puede realizar más análisis dependiendo de las causas que suponga que provocan la diarrea. Por ejemplo, puede efectuar una colonoscopia, una radiografía del intestino grueso (enema opaco) o unas pruebas especiales para buscar algún tipo de alergia alimentaria. En cada caso, el médico y el paciente hablarán sobre el diagnóstico correspondiente.

Tratamiento

En el tratamiento para la diarrea es importante compensar la pérdida de líquidos y minerales. Para ello, lo mejor es incrementar el aporte de líquidos bebiendo agua mineral o infusiones.

Sin embargo, si la diarrea es muy fuerte e intensa, incrementar la ingesta de agua no es suficiente. Si no puede retener la bebida por mucho tiempo, se aconseja introducir el líquido y los electrolitos por vía intravenosa en el centro sanitario. Por este motivo, en caso de diarrea intensa hay que acudir al médico.

Los medicamentos contra la diarrea (por ejemplo, la loperamida) reducen el exceso de movimientos intestinales hasta un nivel normal. No obstante, si el tratamiento con loperamida es superior a dos días, es importante consultar con el médico. Si se tienen calambres abdominales se pueden tomar espasmolíticos (por ejemplo, N-butilescopolamina) o una combinación de loperamida y simeticona).

Si el causante de la diarrea es una enfermedad intestinal, como la enfermedad de Crohn o tumores en el intestino, se necesita un tratamiento dirigido a solucionar este problema.

Fuentes

Síndrome del Intestino Irritable y otros trastornos relacionados; Enríquez-Blanco, Schneider, Rodríguez 2010; Panamericana.

Síndrome Diarreico infeccioso; Romero Cabello, Herrera Benavente; 2002; Panamericana.

Manual de nutrición y metabolismo; D. Bellido Guerrero, D. A. De Luis Román; 2006; Seen.

Onmeda International

 



Publicidad