Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Congestión nasal: definición

Autor: Redacción Onmeda (06. noviembre 2014)

La nariz no es solo el órgano del olfato, sino que también forma parte de las vías respiratorias. Por este motivo, la congestión nasal no solo dificulta el olfato, sino que también impide una respiración correcta.

A través de ambas fosas nasales, el aire inspirado llega a la cavidad nasal (cavum nasi), gracias al tabique nasal (septum nasi) se distribuye en la cavidad nasal izquierda y derecha. A su vez, en cada fosa nasal, derecha e izquierda, hay unas estructuras osteomucosas denominadas cornetes. Entre los cornetes nasales se encuentran los tres meatos nasales mediante los cuales la nariz se relaciona con los senos nasales y la faringe. El interior de la nariz está revestido de mucosa.

Cuando se presenta una congestión nasal suele ser porque la nariz está inflamada (por ejemplo, por un resfriado, alergias o aire seco) o bien hay presencia de un obstáculo (cuerpo extraño, pólipo o tumor). Los cambios en el interior de la nariz (como una desviación del tabique nasal) también pueden dificultar la respiración nasal. Si se usan gotas vasocontrictoras regularmente, tras un cierto tiempo, se puede desarrollar una congestión nasal crónica.



Publicidad